Un 66,7% de los juicios por violencia sobre la mujer en Madrid acabaron en condena para el maltratador

Aumentaron un 15,8 por ciento las denuncias presentadas en los juzgados de violencia sobre la mujer. Aumenta en casi nueve puntos la concesión de órdenes de protección a las víctimas. Desciende casi dos puntos (18 por ciento) la dispensa de la obligación legal de declarar.

En el tercer trimestre de 2017, de cada diez juicios celebrados por violencia de género en la Comunidad de Madrid, el 66,7 por ciento de ellos acabaron con condenas para el maltratador en los juicios celebrados la Audiencia Provincial de Madrid y en el 51,3 por ciento de los casos, cuando el juicio se celebró en los Juzgados de lo Penal, lo que representa la cifra más alta de la serie histórica de la estadística judicial, según los datos facilitados por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ.

En el mismo período de tiempo, los juzgados madrileños recibieron un total de 6.705 denuncias por violencia de género, lo que supone un incremento interanual del 15,8 por ciento, más de cuatro puntos por encima de la media nacional.

En este tercer trimestre del año también se produjo un incremento de casi nueve puntos en la concesión de órdenes de protección por los órganos judiciales, mientras que descendió en casi tres puntos el número de órdenes de protección solicitadas.

Como novedad, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género incorpora en esta ocasión las series trimestrales de evolución de los principales datos estadísticos referidos a procesos judiciales en materia de violencia contra la mujer. Así, se da cuenta de la evolución experimentada desde el año 2012 en denuncias, víctimas de violencia de género, renuncias, órdenes y otras medidas civiles y penales de protección, y finalmente personas enjuiciadas por estos procedimientos.

Casi 6.400 mujeres, víctimas de violencia de género en Madrid

La estadística hecha pública por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género refleja que un total de 6.390 mujeres figuran como víctimas de violencia de género en el conjunto de las 6.705 denuncias presentadas en el tercer trimestre de 2017 en la región madrileña.

Este dato supone un incremento porcentual del 23,8 por ciento en la variación interanual en la región, ya que en el tercer trimestre de 2016 las mujeres víctimas de violencia de género fueron 5.163.

En cuanto a la ratio de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres, Madrid se sitúa en el 18,98 por ciento, si bien destacan por encima de la media nacional, que es 17,2, las Comunidades de Baleares, con una ratio de 25,7, Murcia, con 23,1, Comunidad Valenciana, con 22,5 y Canarias, con 21,5 mientras que la ratio más baja se da en Galicia, con 10,7 y en Asturias, y Castilla y León, con ratios de 11.

Incremento de un 15,8 por ciento en las denuncias presentadas

En cuanto a la evolución interanual de las denuncias presentadas, la cifra experimentó una variación al alza de un 15,8 por ciento respecto de la del mismo trimestre del año anterior. En el tercer trimestre de este año se han presentado 6.705 denuncias, mientras que en el tercer trimestre de 2016 se presentaron 5.645 denuncias.

Casi un 69 por ciento de las denuncias fueron presentadas por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las denuncias por intervención directa de la policía se sitúan en el 22,5 por ciento de los casos.

Por otra parte, aunque aumentaron las denuncias presentadas por familiares respecto del mismo trimestre del año anterior, la cifra total de las mismas apenas representó un 1,8 por ciento del total de denuncias que llegaron a los órganos judiciales.

Descendió el número de víctimas que se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar

En el tercer trimestre del año, en 612 casos, la víctima de violencia de género en la comunidad de Madrid se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje de un 9,6 por ciento en relación con el total de mujeres víctimas de violencia de género. Esta ratio supone un descenso del 18 por ciento respecto a la cifra del mismo trimestre del año anterior.

Se constata una vez más en los datos estadísticos que en Madrid esta renuncia a declarar en el proceso se produce en una ratio superior en las mujeres españolas que en las extranjeras (331 casos frente a 281).

Menos solicitudes y más concesiones de órdenes de protección

Durante el tercer trimestre del año, se solicitaron 1.545 órdenes de protección en los diferentes órganos judiciales. Un total de 1.412 órdenes de protección (que incluyen medidas de protección y seguridad de las víctimas) fueron solicitadas en los juzgados de violencia sobre la mujer y otras 133 lo fueron en los juzgados de guardia.

Las solicitudes de órdenes de protección en los juzgados especializados con respecto al mismo trimestre de 2016 se mantuvieron en términos idénticos al periodo precedente, al aumentar únicamente un 0,2 por ciento. Además, fueron adoptadas un total de 781 órdenes de protección, un 44,6 por ciento de las órdenes de protección solicitadas, lo que supone un incremento interanual en términos absolutos del 13,7 por ciento.

En los juzgados de guardia, se acordaron 98 órdenes de protección, lo que supone un 73,6 por ciento del total de las solicitadas, habiendo sido denegadas 35. En el tercer trimestre de 2016 el porcentaje de órdenes acordadas fue similar.

En un 50 por ciento de los casos, la relación de pareja (cónyuge o relación afectiva) se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección. Dato prácticamente similar al del mismo trimestre del año 2016. Un 2 por ciento de las mujeres víctimas que solicitaron orden de protección fueron mujeres menores de edad.

Además, derivadas de las órdenes de protección y otras medidas cautelares se adoptaron 1.746 medidas judiciales penales, entre las que destacan la orden de alejamiento, la prohibición de comunicación, la suspensión de la tenencia y uso de armas, la salida del domicilio, la prohibición de volver al lugar en que se cometió la agresión y las medidas privativas de libertad.

Al mismo tiempo se dictaron 605 medidas civiles cautelares mientras se resolvía el proceso penal. Casi un 14% por ciento de las medidas adoptadas lo fueron en relación con la prestación de alimentos y un 34,2 por ciento resolvieron la atribución de la vivienda. En un 4,4 por ciento de los casos las medidas supusieron la suspensión de la guarda y custodia de los hijos y en un 3,4 por ciento de los supuestos se procedió a la suspensión del régimen de visitas.

El número de medidas civiles cautelares adoptadas se mantiene en términos estables, según reflejan las series trimestrales desde el año 2012, una vez superado el impacto que tuvieron en 2015 las reformas legales tendentes a considerar a los menores como víctimas de violencia de género.

Valoraciones de la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona

La mayor visibilidad del fenómeno de la violencia de género como lo atestiguan los datos correspondientes al tercer trimestre del año y la incorporación a las estadísticas del Observatorio de series temporales desde el año 2012 nos proporciona la radiografía más completa que nunca ha existido del fenómeno de la violencia machista.

Ello nos permite, de un lado observar datos positivos, algunos muy positivos, como lo son el descenso del número de mujeres que renuncian a declarar en el marco del proceso judicial, y el incremento de las órdenes de protección concedidas por los jueces españoles. Ello, unido al mantenimiento de las medidas judiciales que buscan proteger a los menores, víctimas como son de la violencia de género, nos dibuja una realidad de mayor preocupación y sensibilización hacia las víctimas.

También quiero destacar una vez más el aumento de las condenas a los maltratadores, que alcanza su mejor dato histórico, por lo que tiene de valor en sí mismo y por el mensaje ejemplarizante que desprende: no hay impunidad para la violencia machista.

En el lado opuesto, como presidenta del Observatorio no puedo ocultar mi preocupación por la elevada cifra de mujeres víctimas de violencia de género. Asumir como algo normal esas más de cuarenta mil mujeres que han sufrido en un trimestre la crueldad de la violencia sexista es imposible.

Como me preocupa, una vez más, la escasa incidencia en la estadística de las denuncias de malos tratos que presentan familiares de las víctimas. Es en ese terreno, el de la concienciación y sensibilización social y familiar, donde más podemos ganar en el combate contra el terror de género.

La esperanza que hemos depositado en el Pacto de Estado contra la violencia de género puede truncarse si no somos capaces de mejorar la respuesta global de instituciones y de ciudadanos, si no logramos potenciar los recursos sociales y asistenciales a disposición de las mujeres maltratadas, para que ninguna sienta desamparo y soledad en el difícil proceso que se abre tras la denuncia.

En este punto quiero resaltar el valor, la fuerza y el ejemplo social de las mujeres que se atreven a denunciar y a continuar el proceso judicial.

Todo ello, una vez más, me conduce a expresar en primer lugar mi solidaridad y apoyo para con las víctimas y, en segundo término, a ratificar el compromiso del Observatorio que presido para no desfallecer en la lucha que desde hace años venimos manteniendo en la erradicación de esta lacra social.

Como muchas veces he señalado, el compromiso del Observatorio no es papel mojado, sino que se plasma en el fortalecimiento de la coordinación institucional y en la sensibilización de toda la sociedad, haciendo hincapié, cada vez con más fuerza, en la defensa de los valores que nos hacen ser una sociedad madura y democrática: la libertad, la igualdad, el respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *