El Gobierno aprueba el cambio de nombre de la estación de Chamartín añadiendo ‘Clara Campoamor’

Puedes seguir todas las noticias de actualidad que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

El Gobierno de España ha aprobado el cambio de denominación oficial de la estación de ferrocarril de Madrid-Chamartín, para que pase a llamarse ‘Estación Madrid Chamartín-Clara Campoamor’, tal y como se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE) hecho público este miércoles

Este cambio se enmarca en la próxima conmemoración el 1 de octubre de 2021 de los 90 años del voto femenino en España, que homenajea el nombre de Clara Campoamor como impulsora y defensora parlamentaria de la constitucionalización del voto femenino, y por lo tanto del sufragio universal.

Una propuesta de la vicepresidenta primera del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, junto con el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que «se enmarca dentro de las acciones de fomento y divulgación de la memoria democrática de nuestro país que lleva a cabo el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática», expone.

En este contexto, añade, «con la petición de asociar el nombre de Clara Campoamor a esta importante infraestructura, se trata de honrar la memoria y dar reconocimiento al papel histórico de Campoamor y a su importante legado a la cultura democrática de España».

Poner en valor el legado democrático de las mujeres

El objetivo que se persigue con estas acciones es, según Calvo, «poner en valor la memoria histórica de las mujeres, y particularmente, sus aportaciones a la construcción de nuestra democracia, que aun hoy suele permanecer casi invisible en nuestra sociedad. Los espacios públicos, calles, plazas e infraestructuras todavía se nombran mayoritariamente en masculino. Se trata de que nuestras ciudades se conviertan en lugares más plurales, nombrando cada vez más espacios públicos que recojan y reconozcan el papel de las mujeres en la cultura, la política, la ciencia o las artes».

Los Ministerios de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana quieren contribuir al «impulso de estos cambios, en el marco también de la responsabilidad que implica las competencias de Memoria Democrática en materia de la cultura democrática española y la lucha por los derechos y libertades fundamentales. Y una de las insignes mujeres que mejor representan este ideal es la diputada que defendió el voto de las mujeres en España, Clara Campoamor».

Clara Campoamor

Clara Campoamor Rodríguez nació el 12 de febrero de 1888 en Madrid y comenzó a trabajar con solo 10 años para ayudar a su familia. Tras de aprobar dos oposiciones, una de auxiliar femenina del cuerpo auxiliar de Telégrafos del Ministerio de la Gobernación, y otra en el Ministerio de Instrucción Pública, estudió derecho licenciándose en 1924. Con 36 años, se convirtió en una de las pocas abogadas españolas de la época, incorporándose al Colegio de Abogados de Madrid.

Clara Campoamor mantuvo una gran actividad como conferenciante defendiendo la igualdad de derechos de la mujer y la libertad política. Tras proclamarse la Segunda República, Campoamor fue elegida diputada por Madrid, por el Partido Radical, en las elecciones de 1931.
Formó parte de la Comisión Constitucional que elaboró el proyecto de Constitución y el 1 de octubre de 1931 se aprobó el artículo 36 que posibilitó el voto femenino. Las mujeres pudieron votar por primera vez el 19 de noviembre de 1933 en las elecciones generales, instaurándose así el sufragio universal en España.

Con este acto, Campoamor no solo consiguió el voto femenino, sino que contribuyó a mejorar nuestra democracia, a ampliarla, a hacerla más digna y más justa. Situó así a España entre las democracias más avanzadas del mundo y fue el primer país latino en el que se aprobó el sufragio femenino.

Campoamor tuvo que huir de España tras el golpe de Estado de 1936 y nunca pudo volver a su país, muriendo en exiliada en Suiza en 1972.

Foto: M. Peinado – 000807 – Madrid, CC BY 2.0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *