El Hospital Gómez Ulla despliega un hospital de campaña ante el aumento de casos de coronavirus

Puedes seguir todas las noticias de actualidad que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

Miembros del Ejército del Aire han instalado en el Hospital Gómez Ulla, entre los distritos madrileños de Latina y Carabanchel, un gran hospital de campaña en la zona del aparcamiento con el fin de atender las necesidades que se puedan requerir ante el aumento de casos de coronavirus.

Fuentes del propio Ministerio de Defensa ha confirmado que se trata de tiendas de carácter provisional para triaje hospitalario que han sido instaladas de forma preventiva por si fueran necesarias ante el aumento de casos de coronavirus. Se ha visto a personal sanitario junto a militares recorrer las tiendas para comprobar su instalación.

Son alrededor de 30 tiendas de grandes dimensiones y otra decensa de contenedores con material sanitario. Este espacio servirá a los sanitarios para «el triaje y la valoración del paciente», además de sala de espera de los diagnósticos.

Ya el pasado mes de marzo, en pleno pico de la primera ola de la pandemia de COVID-19, el Ministerio de Defensa instaló un hospital de campaña similar en el mismo Hospital Gómez Ulla y en otros como el Hospital Gregorio Marañón. En este último centro hospitalario el Mando de Ingenieros del Ejército de Tierra montó tiendas para entre casi 100 camas.

El Hospital Gómez Ulla, de carácter militar, tiene firmado un acuerdo de colaboración con el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) para dar servicio a unos 100.000 vecinos de Carabanchel.

Hospital de IFEMA

La Comunidad de Madrid está estudiando la reapertura del Hospital temporal de IFEMA ante la saturación de algunos hospitales de la región con pacientes COVID-19, tanto en planta como ingresados en las UCI. Desde la Consejería de Sanidad apuntan a la posibilidad de volver a abrir este espacio para tratar a los pacientes COVID-19 menos graves, según avance la pandemia en la Comunidad de Madrid.

Las cifras de los últimos días no son nada alentadoras, con un repunte en nuevos contagios y en ingresos en UCI. Solamente en las últimas 24 horas se han sumado 3.433 nuevos positivos, 470 nuevos hospitalizados y 64 ingresados en UCI más. Además, y según fuentes de Sanidad, la ocupación de pacientes COVID-19 sobre el total de camas instaladas es del 15,9% en planta y 38,2% en UCI, unas cifras que se han disparado desde hace 2 semanas.

El hospital temporal para pacientes con coronavirus COVID-19 instalado en IFEMA echó el cierre el pasado viernes, 1 de mayo, tras haber permanecido en funcionamiento desde el 21 de marzo, y atender a casi 4.000 personas por la pandemia del coronavirus.

En apenas 28 horas, ese señalado 21 de marzo, el recinto ferial de IFEMA se adaptó para convertirse en un hospital más de la Comunidad de Madrid y poder recibir a los primeros pacientes. Tras abrir el pabellón 5 como instalación provisional, la Consejería de Sanidad habilitó los pabellones 7 y 9 con todas las infraestructuras que requerían estos pacientes, incluyendo canalizaciones para el oxígeno, laboratorio, servicio de farmacia, servicio de rayos, urología, banco de sangre portátil, almacén y logística.

En este hospital temporal de la Comunidad de Madrid se han llegado a habilitar 1.300 camas y 16 puestos de UCI que hubieran podido ampliarse hasta las 5.500 camas. No hay precedentes de un trabajo de esta envergadura en tan poco tiempo, ya que en apenas 10 días se habilitaron dos pabellones con todas las necesidades hospitalarias, además del pabellón 5.

En el montaje y funcionamiento de este hospital han colaborado con la Comunidad de Madrid instituciones como el Ejército de Tierra, la Unidad Militar de Emergencias, Bomberos de la Comunidad de Madrid, SAMUR, voluntarios, y cientos de entidades y empresas privadas que han colaborado a través de profesionales de distinto perfil, donaciones y entrega de material.

IFEMA recibió a pacientes derivados de los distintos hospitales de la Comunidad de Madrid y fueron atendidos en turnos de mañana y tarde por médicos de Atención Primaria, coordinados por médicos de medicina interna y otras especialidades. De igual modo, los profesionales del SUMMA cuidaron de los pacientes en los turnos de noche.

Los pabellones 7 y 9 se organizaron en módulos con una capacidad para 50 pacientes por módulo y con una separación entre camas de tres metros. Se trataba de establecer una distribución por controles de enfermería, como en un hospital tradicional, para facilitar el trabajo de los profesionales. El pabellón 9 se habilitó en apenas cuatro días y se dotó de 750 camas y 16 puestos de UCI. A continuación, se habilitó el pabellón 7, con 550 camas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *