Querida nueva vecina

por Juventudes Socialistas de Ciudad Lineal

Tenemos la suerte de ser parte de la anécdota de tu nacimiento, ¡llegaste al mundo en frente de nuestra agrupación hace unos días! Esto, como no podía ser de otra manera, nos encanta, pero la próxima vez que nazcas, hazlo en un hospital, es mucho más seguro. Y es que, a lo largo de este largo camino que es la vida, una tiene la oportunidad de nacer muchas veces. No obstante, para nacer tantas veces como una quiera, hay que ser tan fuerte como una pueda serlo y este mundo, queridísima niña, a veces no es propicio para ello. Es por ello que, desde la agrupación de Juventudes Socialistas de tu barrio, hemos querido escribirte una carta que leerás dentro de mucho tiempo.

Verás, somos unas apasionadas de la belleza, de todo lo hermoso que hay en el mundo. Por ejemplo, nos gusta mucho la poesía y, ahora que acabas de llegar, pensamos mucho en “palabras para Julia”, un poema que escribió un señor llamado Goytisolo. Empieza diciendo: “Tú no puedes volver atrás/ porque la vida ya te empuja/ como un aullido interminable”. Pero también nos encanta algo que, dado tu nacimiento, nos has hecho recordar: Somos unas apasionadas de la alegría.

Queridísima niña, ¡cómo de hermosa tuvo que ser tu primera risa! Hemos pensado que tiene que tener algo de canalla, por aquello de haber nacido en plena calle, bajo la luz del Sol. En nuestro caso, ya a estas alturas (somos ligeramente más vejestorios que tú, pero poco más -esto es una cuestión de perspectiva-), usamos la calle para juntarnos, andar y dar gritos. Eso se llama manifestación.

Queremos que sepas que ahí, en las calles, vamos a pelear mucho para que te conviertas en lo que quieras. ¡Aquí ya te tenemos mucho cariño! Para ello hay una palabra, se llama sororidad, consiste en ayudarnos las unas a las otras para que puedas elegir y, luego, para que aquello que elijas, sea. Nos da exactamente igual que quieras ser mecánica, administrativa, astronauta, futbolista o pescadera, queremos que seas tú.

Pero eso no es todo, también vamos a pelear para que, si vuelve a nacer otra niña en plena calle, la ambulancia llegue lo antes posible (y eso que nos consta que los y las profesionales que te atendieron estuvieron mejor que muy bien). Y, cómo no, que aquella mamá que dé a luz en un hospital, lo haga con todas las garantías del mundo y sin tener que pagar un céntimo. ¡Por cierto! Ser mamá es genial, pero no serlo está igual de bien. Así que estaremos contigo tanto si quieres serlo, como si no.

¡No hemos terminado! Dentro de poco tiempo, irás a un sitio espectacular, se llama “guardería”. Allí conocerás a criaturillas como tú, que serán muy diferentes entre sí. Te enseñarán las letras para que puedas leer esta carta que con tanto amor te mandamos; te enseñarán los números para que nadie sea capaz de engañarte nunca; te empezarán a enseñar el mundo. Y si tu mamá está obligada a pagar por ello, nos van a oír.

Este es un mundo maravilloso, está lleno de colores, ¡ya verás a tus compis de colegio! Además, has venido a nacer a una ciudad tan diferente y colorida que su gran fiesta celebra la diversidad… ¡Con un arcoíris! Para que veas, tenemos a un compañero que vino de Inglaterra y ya no se quiso volver; otro que vino de Sevilla y no hay quien le mueva de aquí. ¡Y ya verás nuestro barrio! Está lleno de personas que han venido para hacerlo mejor, seguro que, cuando lo veas todo con algo más de perspectiva, te encanta.

Seguro que tienes muchas cosas que hacer así que hemos pensado en hacerte un resumen sencillo. Nos comprometemos a luchar para que seas quien quieres ser; a pelear para que tengas una educación pública y de calidad; a estar ahí para que puedas jugar con la única preocupación de perder una partida; a manifestarnos para que tengas una sanidad a tu altura… Bueno, y a dejarte un preservativo cuando te haga falta, pues también.

Como te decíamos al principio, somos unos frikis de la alegría y la defendemos como si fuéramos superheroínas, pero sin capas, ni espadas (esas cosas no nos gustan ni un poquito), sino hablando y convenciendo. Ahora que has llegado, tenemos un motivo más. Bienvenida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *