Desalojadas 418 fiestas ilegales, 2.700 multados y 53 detenidos este fin de semana en Madrid

La Policía Municipal de Madrid ha intervenido durante este fin de semana, entre la noche del viernes, 12 de febrero, y la madrugada de este lunes, 15 de febrero, un total de 418 fiestas en locales y domicilios particulares, en aplicación de las normativas municipales, regionales y del Estado de Alarma para prevenir los contagios por el COVID-19, que ya ha matado en Madrid a más de 21.000 personas.

Así lo han indicado el Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, que ha explicado que se ha procedido a imponer 1.055 multas por saltarse el toque de queda, estando en la calle más allá de las 10 de la noche.

Además, enmarcado en las actuaciones del operativo especial de la Policía Municipal en la lucha contra los botellones desde el pasado mes de julio, se han interpuesto un total de 450 denuncias por consumo de alcohol en vía pública.

418 fiestas ilegales

La Policía Municipal de Madrid ha intervenido durante este fin de semana un total de 418 fiestas ilegales, celebradas en domicilios particulares o en locales: 80 la noche del viernes al sábado, 170 la del sábado al domingo y 168 la del domingo al lunes.

En algunas de estas fiestas ilegales se superaba la hora máxima de apertura mientras que en otras había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni otras medidas de seguridad frente al COVID-19.

La más relevantes han sido en la madrugada de domingo, 14 de febrero: dos macro-fiestas ilegales en un sótano de local comercial alquilado como piso turístico en el distrito de Centro y en un restaurante en el de Chamberí.

Pasadas las 01:45 horas de este domingo se recibía en el 092 varias llamadas alertando de una posible fiesta en un local de la calle Espejo, en el barrio de Ópera del distrito Centro. Hasta el lugar se desplazó una patrulla que comprobó que desde el interior del local procedía música a gran volumen, así como el sonido de una gran acumulación de personas. Uno de los vecinos alertaba a los agentes que durante la noche han podido acceder al local unos 50 jóvenes.

El local, al que solo se puede acceder o salir a través de una pequeña puerta y que carece de salida de emergencia, estaba cerrado con varias cerraduras y nadie respondía ante los avisos de los agentes para que abrieran la puerta.

Se hicieron averiguaciones para determinar qué tipo de local era, determinando en un principio que se trata de un antiguo comercio minorista, para posteriormente descubrir que se ofertaba como piso turístico en internet.

Dado el peligro que la situación podría acarrear para las personas que se encontraban en el interior del local y que desde el interior se oían pequeñas disputas al querer salir algunas de ellas, se decidió con el fin de salvaguardar la seguridad de las mismas solicitar la colaboración de la Unidad Central de Seguridad (UCS) para que abrieran la puerta y desalojaran el local.

Una vez que se accede al local se encuentran colchones tapando la puerta y ventanas, y en su interior un total de 66 personas, 11 de ellas menores de edad. Todas ellas fueron denunciadas por incumplir la normativa vigente de medidas contra la COVID-19. Además, tanto en los registros personales como en el  interior del local se encontró sustancia estupefaciente, interponiendo un total de cuatro denuncias por tenencia.

El local cuenta con una planta baja de unos 50 metros cuadrados a la cual se accede a través de una escalera de bajada de unos tres metros. Asimismo, éste dispone de una primera planta de unos cuarenta metros cuadrados a la que se accede a través de una escalera de unos ocho metros.

Una vez desalojado el local y tramitadas las denuncias pertinentes, se contactó con los padres de los menores para que los recogieran y se hicieran cargo de los mismos.

Por otro lado, esa misma madrugada desalojaron una fiesta ilegal en un restaurante de Chamberí con 16 personas escondidas incumpliendo las medidas para la lucha contra el coronavirus, que ya ha matado a más de 12.000 personas en la región.

Los hechos ocurrieron en la madruga del sábado, sobre las 00:30 horas, cuando se recibía en el 092 una llamada alertando de una posible fiesta en un restaurante de la calle Covarrubias en el distrito de Chamberí. Una patrulla se desplazó hasta el lugar y comprobó que desde el local se escuchaba música a gran volumen, estaba iluminado y se oían gritos de voces de las personas que se encontraban en su interior.

Tras llamar reiteradamente al timbre y a la puerta del establecimiento sin que nadie abriera la puerta, los agentes lograron acceder al patio delantero del local, donde consiguieron abrir la puerta que daba acceso al restaurante. La Unidad Central de Seguridad (UCES) tuvo que intervenir, ya que en el interior había grupos de personas que al percatarse de la presencia policial se escondieron para intentar evitar las posibles sanciones.

Se procedió a realizar una inspección al local comprobando que tenía autorizado licencia de bar restaurante pero se encontraba ejerciendo como bar de copas, ya que se expedían bebidas combinadas de alcohol y refrescos y se había habilitado una zona como pista de baile, además de haber música de ambiente de altavoces y un equipo de música.

Según manifestaron los integrantes de la fiesta, habían ido al local a bailar y consumir alcohol. Se pudo comprobar que la persona que ejercía como camarero cobraba por las copas que expedía, ya que se encontraron dos datafonos con tickets de cobro de las mismas.

Además del incumplimiento de las medidas anti COVID-19, los allí presentes estaban fumando en el interior, la salida de emergencia no cumplía con las medidas de seguridad necesarias y en la terraza se encontraba almacenado gran cantidad de material junto a productos inflamables.

Se ha solicitado el precinto de este establecimiento ya que desde el mes de octubre de 2020 incumple de manera reiterada y manifiesta las medidas anti COVID-19.

53 detenidos y 1.200 multas

Por su lado, la Policía Nacional ha detenido durante este fin de semana en Madrid, entre la noche del viernes, 12 de febrero, y la madrugada de este lunes, 15 de febrero, a un total de 53 personas y ha propuesto para sanción a más de 1.200 por incumplir las restricciones sanitarias establecidas para frenar la expansión del coronavirus, que ya ha matado a más de 21.000 personas en la región.

Además, los agentes de la Policía Nacional han identificado a mas de 1.500 personas en los 460 controles establecidos para vigilar el cumplimiento del toque de queda y de los límites de las zonas básicas de salud confinadas, en los que se han parado a casi 1.400 vehículos.

Desde el inicio de este Estado de Alarma, el 25 de octubre, la Policía Nacional, ha propuesto para sanción a casi 18.000 personas y se han llevado a cabo casi 1.500 detenciones por incumplir las restricciones sanitarias establecidas.

Hospital

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *