La «llama permanente» de Cibeles por las víctimas del COVID-19 se apaga un día después de su inauguración

El pebetero fue inaugurado por el alcalde y la vicealcaldesa de Madrid el pasado viernes, 15 de mayo, coincidiendo con la festividad de San Isidro.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa de la ciudad, Begoña Villacís, inauguraron en la mañana del pasado viernes, 15 de mayo, festividad de San Isidro, un pebetero en la emblemática plaza de Cibeles con una «llama permanente» en homenaje a las víctimas del coronavirus COVID-19.

Sin embargo, en la tarde de este sábado, 16 de mayo, apenas 24 horas después de su inauguración, la «llama permanente» se apagó. Tras ello, técnicos del Ayuntamiento de Madrid acudieron al pebetero para solucionar el problema, que se debió a que las cuatro bombonas que suministran el gas al monumento se habían vaciado.

El pebetero, diseñado por el prestigioso arquitecto Carlos Rubio Carvajal, está ubicado en la isleta situada en el arranque de la calle Alcalá hacia Sol y consiste en una pieza circular de acero negro de casi dos metros de diámetro a modo de plato gigante, colocado sobre un prisma inferior, también de acero.

El monumento está provisionalmente instalado sobre una plataforma de hormigón cubierta de una capa de granito. Los trabajos han sido ejecutados por el Área de Obras y Equipamientos, que también se encargará de la instalación definitiva en el marco de la intervención que se va a realizar próximamente en el tramo de la calle Alcalá entre dicho punto y la Puerta del Sol y aledaños.

Este pebetero está acompañado de una placa con la inscripción ‘Vuestra llama nunca se apagará en nuestro corazón. En homenaje a los fallecidos durante la pandemia del COVID19’

Almeida destacó durante su inauguración que «hoy encendemos una llama que nunca se apagará ni en Madrid, ni en el corazón de todos los madrileños. Una llama que será un homenaje eterno del pueblo de Madrid a todos los fallecidos por el COVID-19. Una llama de los que lucharon, a los que lucharon hasta el final».

Por su lado, Villacís expuso que con esta llama se quiere «rendir homenaje a los 27.000 españoles que hemos perdido, en especial a los 9.000 madrileños. Madrid los recordará siempre, representados en la llama que encendemos hoy».

Durante el acto de inauguración de este monumento, el alcalde y la vicealcaldesa depositaron una corona de laurel a los pies de la escultura al tiempo que los asistentes pudieron escuchar El cant dels ocells, una pieza a violonchelo de Pau Casals.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies