La delegada del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, ha asistido este miércoles a la entrega de las primeras tarjetas de vecindad a cinco hombres y dos mujeres dentro del plan piloto que se ha puesto en marcha en el distrito de Centro.

De este modo, “el Ayuntamiento de Madrid cumple su compromiso con los migrantes irregulares que viven en Madrid de dotarles de un documento para que se sientan vecinos de la ciudad porque -tal y como ha señalado la delegada- lo primero que hacen estas tarjetas es reconocer a estas personas como vecinos y vecinas de Madrid”.

Higueras ha dado la bienvenida a los nuevos vecinos de Madrid y ha insistido que este documento “busca favorecer el empadronamiento de los migrantes irregulare”, y ha revelado que, hasta el momento, ya se han presentado 48 solicitudes para obtener este documento.

Además ha agradecido “el trabajo de todas las personas que han hecho posible que estas tarjetas sean una realidad”, haciendo una mención especial tanto a Pablo Soto, como a los trabajadores de Línea Madrid, así como al Grupo Municipal Socialista (PSOE), quién realizó la propuesta de creación de estas tarjetas.

Al acto han asistido también los concejales de Ahora Madrid Jorge García Castaño y Pablo Soto, la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Purificación Causapié, y el edil socialista Chema Dávila. Soto ha agradecido a los nuevos ciudadanos de Madrid que “regalen” a la ciudad “su futuro” porque “lleguen de donde lleguen son madrileños”.

Por su parte, Causapié ha señalado que “hoy es un día muy importante porque un deseo se ha convertido en realidad”  y la tarjeta de vecindad “va a mejorar la vida de estas personas”.

La tarjeta de vecindad es un documento que “visibiliza la condición de vecina o vecino de la capital ya que permite mostrar de manera inmediata y fehaciente que esa persona está empadronada en la ciudad, obligación que tiene todo aquel que resida habitualmente en Madrid”.

Para mayores de 18 años

Este documento podrá ser solicitado por las personas extranjeras mayores de 18 años que, aunque cuenten con documento identificativo en vigor, no pueden acreditar documentalmente su residencia habitual en la ciudad y que previamente se hayan empadronado en los lugares establecidos al efecto (Centros de Servicios Sociales, centros de recursos especializados municipales o  entidades avaladas por el Distrito o por la Red especializada). La tarjeta de vecindad estará asociada al domicilio en el que se encuentre empadronada la persona interesada.

Las/os titulares de la Tarjeta de Vecindad tendrán acceso, como el resto de la ciudadanía, a los servicios públicos municipales: servicios sociales, salud, cultura y deportes. En cualquier caso, este documento no sustituye al permiso de residencia o de trabajo ni reconoce situaciones que corresponden al Ministerio del Interior, ya que no identifica a la persona sino su condición de vecino de Madrid.

Asimismo, la tarjeta de vecindad, que es gratuita, no otorga derechos preferentes a sus titulares por lo que el acceso a los servicios municipales se hará en las mismas condiciones que el resto de vecinos. Además, este documento no da acceso a ningún servicio distinto de los que presta el Ayuntamiento de Madrid.

Solicitudes

La tarjeta de vecindad puede ser solicitada presencialmente en las Oficinas de Atención a la Ciudadanía Línea Madrid del Distrito Centro o por cita previa al teléfono 010 (915298210 si llama desde fuera de Madrid).

Una vez que se obtenga la cita, en las oficinas del padrón se comprobará la documentación de identificación requerida y se tomará una fotografía al solicitante a través de una webcam. Después se le entregará la tarjeta de vecindad en el acto.

Hasta el mes de septiembre solo se podrá obtener este documento en el distrito de Centro y tras una evaluación sobre su funcionamiento su distribución se extenderá al resto de la ciudad.

Los nuevos titulares de la tarjeta de vecindad, en su mayoría de nacionalidad india y una mujer china, han expresado su satisfacción tras recibir su nuevo documento porque hasta ahora, por diferentes motivos, no se habían podido empadronar en la ciudad de Madrid.