El Ayuntamiento de Madrid ha abierto hoy los jardines de Sabatini y el parque del Fuente del Berro, tras permanecer cerrados el fin de semana, y continúan cerrados El Retiro, la Quinta de los Molinos, Torre Arias, El Capricho y el Paseo de la Rosaleda para continuar evaluando la situación de los árboles tras los fuertes vientos y retirar las ramas y árboles caídos. El Ayuntamiento de Madrid irá informando de las fechas de apertura a través de www.madrid.es y las redes sociales municipales.

Test de claidad del sueño

El sábado 24 de marzo, por la extrema situación meteorológica y los múltiples incidentes con el arbolado que se estaban produciendo en los parques históricos, se procedió a cerrar aquellos parques en los que es posible hacerlo. El Retiro, El Capricho, Sabatini, la Quinta de los Molinos, la Quinta de Torre Arias y el parque Fuente del Berro.

Balance

Las inclemencias meteorológicas sufridas por la ciudad durante el presente mes de marzo han afectado de forma importante al arbolado de las calles y zonas vedes de la ciudad. El agua acumulada ha reblandecido el suelo, lo que unido a las fuertes rachas de viento ha producido la caída y vuelco de árboles por toda la ciudad, afectando especialmente a las coníferas, y más concretamente al pino piñonero.

Desde el viernes por la noche se han producido 357 incidencias. Las fuertes rachas de viento causaron la caída o el tronchado de 290 árboles y 67 ramas. En parques históricos, singulares y forestales, los árboles caídos fueron 38 (13 en El Retiro y 25 en el resto de parques), 5 árboles fracturados y 17 ramas grandes caídas. En el resto de la ciudad (calles y zonas verdes, el balance es de 247 árboles y 50 ramas caídas, además de varios árboles torcidos e inclinados.

Pino caído en El Retiro

El árbol caído el pasado sábado 23 de marzo y que causó el fallecimiento de un niño de cuatro años era un pino de 53 años y 15 metros plantado en zona terriza, no en pradera, en la zona denominada El Reservado, y cayó en el vial principal de entrada desde la calle Ibiza a la plaza del General Martínez Campos, una zona que se mantiene abierta durante los desalojos por ser uno de los ejes de evacuación.

El pino que había sido inspeccionado con anterioridad presentaba buen estado fitosanitario y no tenía evidencia de riesgo. El accidente se produjo a consecuencia del viento y de la tierra mojada, el árbol por el peso se descompensó y cayó.

La primera ficha de evaluación de riesgo de éste ejemplar se realizó en 2014. El árbol estaba sano y se establecieron revisiones periódicas, además de podas que se realizaron en 2014 y 2017 para rebajar el peso de la copa y evitar así el riesgo que presentan los pinos.

También se realizaron revisiones dentro del Plan Extraordinario de Arbolado del Retiro en 2016 y 2017, y la semana pasada durante los dos días que estuvo cerrado El Retiro para estudiar la afección del arbolado.  En esta última revisión no se encontraron indicios de movimiento ni en las ramas ni en la base del árbol.

Revisiones en el arbolado en El Retiro

En el 2015 se revisaron 18.534 ejemplares del Retiro. De cada árbol se generó una ficha individual. Posteriormente, dentro del Plan Director del Retiro y su Plan de Rehabilitación, hasta el 1 de marzo de este año se han realizado otras 13.493 actuaciones en los árboles del parque, de los cuales 1.626 han sido retirados.

Ciñéndonos a actuaciones más cercanas en el tiempo, desde el 2 de marzo se han retirado 54 árboles del Retiro: 19 volcados y 35 talados por peligrosidad. La semana pasada, durante el cierre del parque, se volvieron a revisar todos los árboles, y desde el pasado sábado se está trabajando en una nueva revisión con personal municipal y de las empresas.

Como resultado de esta inspección se ha tirado otro árbol, se sigue inspeccionando todo el arbolado que queda en pie, al tiempo que se retiran y limpian los restos de árboles.

Protección del Retiro

Para conciliar esos dos aspectos de este jardín histórico, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con cuatro siglos de historia y un arbolado especialmente sensible debido a su longevidad y el intenso uso que se hace del parque, el Ayuntamiento ha puesto en marcha varias herramientas:

– En 2016, se aprobó el Plan Director de Arbolado del Retiro y el Plan de Rehabilitación ligado al mismo, que establecen los criterios para el mantenimiento. El Plan también contempla medidas para racionalizar el uso (como con las carreras, que dejarán de finalizar en el Retiro de forma gradual, como este año ya sucederá con la Maratón).

– Ese mismo año se aprobó el protocolo para situaciones climatológicas adversas, principalmente viento y nieve, que se está aplicando correctamente, según los criterios definidos. E incluso se ha ido más allá del mismo durante este mes de marzo.

– Y el pasado año también se aprobó un decreto de limitación de reordenación del uso de vehículos en el Retiro, con el que se pretende también otorgarle al Retiro los cuidados que necesita un parque con 400 años y de su valor como pulmón verde.