La calle Tribulete, en Lavapiés, se convertirá en “Calle de Prioridad Peatonal” entre Embajadores y Mesón de Paredes

  • Afecta a la calle Tribulete, entre las calles Embajadores y Mesón de Paredes y da lugar a un eje semipeatonal junto a la calle Casino y el parque del Casino de la Reina, mejorando el paisaje urbano.
  • Cambia el sentido de circulación en la calle Provisiones, como vía de escape para vehículos que no deban entrar en el área de prioridad Residencial (APR) Embajadores.




El cambio de ordenación previsto para la calle Tribulete la convertirá en Calle de Prioridad Peatonal en el tramo comprendido entre las calles Embajadores y Mesón de Paredes, lo que va a comportar la ampliación del espacio para los peatones. La fecha prevista para el inicio de la actuación es el próximo 15 de marzo.

Esta actuación permitirá ampliar las aceras en el tramo señalado, del que desaparecen ambas líneas de estacionamiento. Permanecerán las reservas para carga y descarga en el muelle del Mercado de San Fernando, así como la reserva destinada a personas con discapacidad frente al edificio del aulario de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.




Para llevar a cabo esta nueva reordenación es necesario reducir la intensidad de tráfico actual. Así, se ha previsto cambiar el sentido de circulación de la calle Provisiones, para convertirla en vía de escape de los vehículos que circulan por la calle Embajadores y no deban de entrar en esa Área de Prioridad Residencial (APR). De este modo absorbería la mayor parte del tráfico que actualmente circula por la calle Tribulete. Esta medida, junto con la eliminación de las plazas SER de la zona de actuación, redundará en una significativa disminución del tráfico en esta calle.

De esta forma, se pretende dar mayor prioridad al peatón en el entorno, se mejora el paisaje urbano y se contribuye a crear un eje semipeatonal junto a la calle Casino y su parque, pues se amplía la superficie destinada a tal fin. El espacio que hasta ahora era para el estacionamiento, deja de ser calzada y crece el ancho de las dos aceras. Así, la línea impar pasa de 2,60 metros a 4,35 metros y la par aumenta de 2,50 a 4,10 metros.




A pesar de que la configuración actual de la calle es de aceras elevadas respecto de la calzada, la actuación prevé combinar el nuevo espacio reservado al peatón y las aceras actuales “como un itinerario peatonal libre de obstáculos”. Así, el nuevo espacio se destinará a una franja de servicio y usos diversos, como, entre otros, aparcabicicletas, bancos o jardineras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *