Las negociaciones en la XII Legislatura para investir a un Presidente del Gobierno

por IGNACIO PANTOJA




Durante la ya larga historia de la democracia española, (larga porque en mis 32 años de vida no he conocido otra cosa que democracia), ha sido sino muy sencillo si claro quién iba a ser investido presidente, prácticamente la misma noche de las votaciones, al conocer el 50% de los resultados escrutados, ya sabíamos quién iba a gobernar los próximos cuatro años.

Bien, esto fue hasta el año 2014, en este año irrumpieron dos nuevas fuerzas, una de extrema izquierda: Podemos y otra de centro-derecha: Ciudadanos.

Estas dos fuerzas han acabado con el tablero político de blancas y negras (o rojas y azules) de España y han creado uno nuevo con cuatro colores en un mismo tablero.

Por ello, y hasta que pase un tiempo, es necesario reubicarse y por ello es muy difícil encontrar la solución para encontrar gobierno.

Bien, según yo creo que hay tres posibilidades de formar gobierno:

  • Un gobierno “constitucionalista”: con Mariano Rajoy de presidente del Gobierno y apoyado por Ciudadanos y PSOE, este es el que más apoyos sumaría.
  • Un gobierno de izquierdas: presidido por Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos, el Partido Demócrata Catalán, Esquerra Republicana y el Partido Nacionalista Vasco.
  • Un gobierno mixto: una coalición que presidiera Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos y Ciudadanos.
  • La más compleja: un gobierno de Mariano Rajoy apoyada por Ciudadanos y los nacionalistas vascos y catalanes de derechas.

Ahora paso a analizarlas las cuatro:

El gobierno tipo 1 no es viable, por lo menos desde mi punto de vista; el problema radica en las diferencias de comportamiento de los partidos que pactaron en la anterior legislatura: PSOE y Ciudadanos.

Apoyar este pacto para el PSOE sería el suicidio político, el hundimiento y posible desaparición de un partido centenario y la perdida de la hegemonía de la izquierda por parte del mismo y su sustitución en la historia de España por Podemos.

Cualquier paso o abstención por parte de los socialistas sería el final del partido aunque sea de su coaligado de Nueva Canaria, aparte que cientos de miles de militantes nos iríamos para siempre y dejaríamos al partido sin fondos y sin ningún apoyo.

En el caso de Ciudadanos es diferente, es un partido nuevo y sin historia que bebe de las aguas del voto del PP harto y escandalizado por la corrupción del mismo y que han decidido intentar una nueva vía de derechas.

El acercamiento de Ciudadanos al PSOE o su ambigüedad ideológica como menos de derechas y más de centro pone en peligro sus votos y la fuga de estos al PP o a la abstención, el votante de derechas haría voto útil hacia el PP y ese voto nunca volvería ya que no se habría fidelizado.

Viendo esto, quiero creer que este gobierno no tiene posibilidades de surgir y por lo tanto no se dará por lo menos en los próximos años.

El tipo 2 tiene varios inconvenientes, el primero que el PSOE tenga que hacer unas políticas excesivamente diferentes a las que se vienen aplicando en las últimas décadas ya que Podemos al ser un partido cercano al neo comunismo le obligaría a hacer un tipo de políticas que elevaran demasiado el techo de gasto.

El segundo inconveniente es más grave y es aquel en el que los partidos independentistas, sobre todo los catalanes y después los vascos exigirían un referéndum vinculante y poner en peligro la unidad territorial de España, a su vez, esta consecuencia tiene que ver con tener que cambiar la Constitución, lo cual necesita de complicados procesos en el Congreso y en el Senado, siendo sobre todo en este último imposible ya que el PP tiene mayoría absoluta.

Siendo las coyunturas de este gobierno verdaderamente problemático, tanto en lo económico como en lo territorial no creo que se pueda aplicar en la próxima legislatura.

El gobierno de tipo 3 sería a mis ojos el más equitativo y más necesario, una gran coalición del PSOE con los dos partidos emergentes en un pacto de mínimos en el que se podrían aplicar medidas de diferente tipo mediando el PSOE entre esos dos partidos para sacar políticas razonables.

El impedimento para que se produzca eso es que por una parte, como dije antes, Ciudadanos bebe de los votos del PP y sería su suicidio político el pactar con Podemos que representa todo lo contrario. A su vez Podemos no puede pactar con un partido al que consideran el “PP en diferido” y sus votantes considerarían un engaño y un fraude entrar en un gobierno con ellos.

Así de este modo se ve imposible esta coalición que por un lado evitaría a los independentistas y por otro al PP.

El cuarto modelo de gobierno no hay mucho que decir después de explicar los otros tres, sé que en el pasado, durante el gobierno de Aznar se produjo un gobierno del PP con CiU y el PNV, pero ahora mismo este sistema es muy difícil de darse ya que el PDC, nuevo nombre de CiU, se está empecinando por la vía soberanista y de ahí en los próximos años será muy difícil moverlo, ya que la mayoría de sus votantes están convencidos de ello y se oponen frontalmente a un gobierno con el PP.

Otro punto sería el Partido Nacionalista Vasco el cual podría verse beneficiado electoralmente si negociase con el PP un acercamiento de presos de ETA al País Vasco o algún beneficio económico y social para la comunidad autónoma.

De todas maneras el otro socio que sería Ciudadanos, nunca aceptaría pactar con independentistas y nacionalistas, ya que está en su impronta genética el no hacerlo nunca, ya que su partida es la oposición a los partidos independentistas en Cataluña.

Como se ve, es muy difícil por cualquiera de las cuatro formas formar gobierno en esta legislatura y en mi opinión nos veremos abocados a unas terceras elecciones que podrían ser a principios de 2017, a más tardar en Febrero, o en Navidad de 2016, quizá el propio 25 de Diciembre.

Con estas premisas me parecería lo mejor que se celebrara la primera sesión de investidura lo antes posible y así comenzase a correr el reloj de la democracia.

Deja un comentario