Un día triste para Usera

por AGRUPACIÓN SOCIALISTA DE USERA




Hoy hemos visitado, de nuevo, la Sala Kubik de nuestro barrio. Probablemente sea el último día que podamos pisarla como teatro. Fernando, su director, nos ha invitado a unos cuantos amigos y amigas a visualizar el  último montaje que ha realizado con diversas historias y leyendas del barrio de Usera, alguna de ellas las oímos por las calles o en casa, y algunas otras, las vivimos. Recuerdos de infancia y juventud que tienen un espacio importante en nuestras vidas.

Las sensaciones y los sentimientos provocados al revivirlas han sido muy contradictorios. Nos hemos emocionado y  hemos sonreído recordando cómo era  la realidad de los vecinos de nuestro barrio. Ver  a nuestros vecinos y vecinas acompañados de otros excelentes actores representar lo que vivimos y lo que nos contaron ha sido un sueño hecho realidad. Ver a May, a Chucho o a Juan Antonio, sobre la arena del escenario, por nombrar a algunos de esos actores que se dejan sus ganas , su cariño   y sus dotes artísticas, interpretar a diferentes personajes de nuestra cultura userana hace que todavía nos sintamos más parte de esas historias.

Disfrutamos mucho, pero al final nos queda un cierto amargor en la boca: sabíamos que asistíamos a la última representación en la Sala Kubik que tanto y tanto goce nos ha reportado. Recuerdo sus primeros andares en el barrio y el orgullo que sentíamos al poder decir que en Usera tenemos una sala de teatro que organiza representaciones  teatrales y actividades sociales.

Repasamos todas y cada una de las obras que unos y  otros hemos visto en la sala, pero especialmente hoy queremos mencionar uno de los actos que realizó Fernando, en la Sala Copacabana, al que asistimos varios compañeros socialistas. ¡Cómo disfrutamos! , ver la  mítica sala Copacabana repleta de actores y vecinos nos llenó de orgullo y satisfacción;  y  disfrutar de ese  gran actor que es Asier Etxeandia, representando  a  Lou Reed en el intento de concierto que no se pudo celebrar en el campo de fútbol del Mosca, allá por los años de la movida madrileña, un lujo.  Esta vez la noticia en prensa  fue la de la celebración de  un evento  cultural en Usera. Por fin Usera era noticia por su cultura. Y, además, por el concierto que nunca pudimos celebrar. Algunos nos resarcimos de aquella frustración.

Imposible enumerar todas y cada una de las representaciones teatrales o las visitas de los colegios a la sala, o los mercadillos solidarios de las fiestas y tantas y tantas  tardes de domingo.

Tenemos una honda tristeza,  una tristeza de esas que se te quedan pegadas al alma  y por más que intentas desembarazarte de ella  no se despega y te acompaña todo el rato.

Pero la vida es así y las administraciones, a veces, no ven más allá de la gestión diaria  que les toca solventar y no ponen el empeño suficiente en aquellas grandes pero pequeñas cosas que hacen que un barrio sea y se construya de una manera más  pedagógica, culta y divertida.

Sólo nos queda agradecerte, Fernando, tu trabajo, tus ilusiones,  tu buen hacer, las buenas noticias que han aparecido en prensa y el empeño  que ha facilitado  que en estos años  Usera haya sido un referente en el  gran mundo de la cultura.

Sabemos que siempre, allá donde vayas, llevarás en tu corazón y en tu hacer la experiencia de haber trabajado y aportado cultura, saber y diversión a los vecinos y vecinas de Usera.

Gracias de parte de unos corazones socialistas.

Hasta pronto. Nos vemos, seguimos haciendo cultura.

Deja un comentario