Movistar dice adiós a los 100 millones de euros que le paga anualmente Yoigo




Hace tiempo que se viene hablando de crisis en la pareja formada por Yoigo y Movistar. Y parece que ha llegado el momento en el que las diferencias se hayan hecho irreconciliables, de forma que Eduardo Taulet, consejero delegado de Yoigo, acaba de escribirle una carta de despedida a Luis Miguel Gilpérez, su homónimo en Movistar, para decirle que le pide formalmente el divorcio.

Pronto llegará el que sería el octavo aniversario entre Yoigo y Movistar, pero esta vez no habrá nada que celebrar. Al menos como matrimonio. Yoigo acaba de anunciar que se marcha y que no renovará otra vez el contrato de red (la última vez que lo refrendó fue en agosto de 2013).

Sólo hay dos opciones para Yoigo: volver con Vodafone o probar con Orange

La cobertura propia de Yoigo ya llega hasta el 85% de la población y el operador continúa desplegando su red para concluirla.  Pero hasta que eso suceda necesita el apoyo de uno de los grandes en forma de acuerdo de roaming nacional con el que poder dar servicio a ese 14% restante donde su señal todavía no está disponible.

Desde su lanzamiento a finales de 2006 hasta mediados de 2008 Yoigo se decantó por la red de Vodafone y fue a partir de ese momento cuando cambió a la red de Movistar.

No hay muchas opciones entre las que elegir. Yoigo puede volver con su ex, Vodafone, que seguro que le recibirá con los brazos abiertos. Sin embargo, lo que no está claro que le abra sea su red 4G porque hasta ahora no lo ha hecho con ninguno de sus amantes (los OMV que utilizan su cobertura, ni siquiera al suyo, Lowi).

Y la otra alternativa pasaría por probar una nueva pareja: Orange. No sólo es el operador más económico (eso hace que sea el OMR con mayor número de acuerdos con operadores virtuales) y porque no le planteará pegas para disfrutar de su red 4G, sino porque Masmóvil, próximo dueño de Yoigo, utiliza los servicios del operador naranja desde el principio de sus operaciones (en 2009).

Movistar dirá adiós a la pensión de 100 millones de Yoigo

La peor parte de este divorcio será para Movistar, que se queda sin uno de sus principales clientes. Yoigo ya ha logrado sumar más de tres millones de clientes y la factura anual que paga a Telefónica por usar parcialmente su red supera los 100 millones de euros.

No osbstante, el cese de la convivencia no será inmediato. Todavía quedan por delante seis meses. Hasta finales de año Yoigo seguirá haciendo uso de la red de su rival y probablemente en 2016 tendrá que abonarle una cantidad parecida a la del año pasado.

Lo curioso de esta historia de desamor es que entre los dos pretendientes que tenía Yoigo (Masmóvil ha sido el más querido gracias a su dote de 612 millones de euros), el perdedor (Zegona, que ofreció sólo 453 millones) ya había pactado la renovación del acuerdo con Telefónica por otros tres años más.

¿Qué red complementará la de Yoigo dentro de unos meses? Se admiten apuestas…

Movistar todavía tiene una oportunidad de salvar su matrimonio con Yoigo

Pero antes de que Yoigo haga las maletas a final de año y se marche de la casa de Telefónica todavía tienen una oportunidad para arreglarlo. El hecho de que Yoigo haya anunciado con la antelación pertinente (que en este caso es de seis meses) sólo implica que pueden sentarse a pactar con otros competidores. Y Movistar puede hacer una contraoferta.

Y hay otra variable muy importante a tener en cuenta: uno de los hijos de la nueva familia Masmóvil, Pepephone, todavía tendrá dos años de permanencia en Movistar. Telefónica cuenta con este as en la manga a la hora de plantear una oferta a los nuevos dueños de Yoigo que Vodafone y Orange no tienen.

Paradojas del destino. Precisamente Pepephone está entre las razones por las que existe una mala relación entre Yoigo y Movistar. Hace dos años el OMV de lunares iba a irse a la red del primero, pero finalmente acabó en Telefónica.

Fuente: movilonia.com

Deja un comentario