La Coordinadora de Asociaciones Vecinales Madrid Centro pide más decisión contra las terrazas ilegales




“Los vecinos del centro de Madrid no estamos en contra de las terrazas ni de los bares. Vivimos en el centro, entre otros motivos, porque nos gusta habitar en un sitio con vida. Pero hablando de vida, también queremos que se respete la nuestra”. De esta manera arranca un comunicado que la citada coordinadora hizo público la víspera del debate sobre esta problemática en el marco del último pleno municipal, que se celebró el 28 de junio.

“Denunciamos las terrazas ilegales, las que incumplen la normativa, las que invaden y se apropian del espacio público aumentando la superficie que tienen concedida, la que no nos dejan dormir, las que se exceden del horario, las que ensucian las calles de manera irresponsable, las que hacen desaparecer las plazas bajo su mobiliario, las que se sitúan en altura, o las que imposibilitan el tránsito de personas y que los niños puedan jugar”, aclaran las entidades vecinales. Según datos del Consistorio, en el último año el número de terrazas autorizadas (con permiso) en el distrito Centro creció un 6%, pasando de 611 a 645 terrazas. De estas, 459 tiene abierto algún tipo de expediente administrativo. Pero a estas hay que sumar 128 terrazas que carecen incluso de permiso, es decir, que son ilegales.

“Apoyamos la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid para corregir este problema que afecta a nuestra vida cotidiana de manera grave, sobre todo en verano, aunque la consideramos insuficiente.  Exigimos al Gobierno municipal que actué con más decisión. Asimismo pedimos al resto de los grupos municipales que actúen con responsabilidad y tengan en cuenta los derechos de los vecinos, que son vulnerados una y otra vez. Estamos cansados de que los incumplimientos, en vez de acarrear sanciones efectivas, sirvan para generar derechos adquiridos que llevan a la concesión de nuevas licencias y a la relajación, cada vez mayor, de la normativa”, se quejan las asociaciones de Centro, antes de recordar que su denuncia “también se dirige contra los sucedáneos de terraza que hacen llegar a nuestros hogares sus molestias a “escape libre”, cuando deberían quedar contenidas dentro del local”.

“Nos referimos a los centenares de bares que incumplen la normativa abriendo sus puertas y ventanas con la música a todo volumen y convierten la calle en terrazas sin mesas donde sus clientes beben, vocean, gritan y orinan con un horario que se extiende en muchos casos más allá de las 2:30 o las 3 de la madrugada. Con la política llevada a cabo hasta ahora han triunfado los incumplidores y hemos salido perdiendo tanto los vecinos como los que se han preocupado de cumplir las normas”, sostiene la Coordinadora.

Finalmente, la entidad vecinal tiende la mano al Ayuntamiento y a los comerciantes para llegar a acuerdos de consenso: “estamos siempre dispuestos a mantener un diálogo constructivo con las autoridades municipales y con las empresas del sector. Eso sí, consideramos de todo punto inaceptable que se negocie el cumplimiento de la reglamentación vigente”, remacha.

Deja un comentario