Sobre las prácticas no remuneradas y la igualdad

por YAGO CAMPOS

Hace unas semanas, diversos medios se hacían eco de la recogida de firmas que un estudiante de periodismo había puesto en marcha. La iniciativa reivindicaba y exigía que las prácticas que cada año realizan nuestros/as estudiantes fueran remuneradas. La no remuneración del trabajo que realizan los/as universitarios/as en diferentes empresas e instituciones ha empezado a ser la tónica general en nuestro país y han dejado de llamar la atención ofertas de este tipo en los principales portales de empleo.

La campaña ha sido todo un éxito y una de las más comentadas durante todos estas semanas. Es cierto que este tipo de prácticas constituyen todo un abuso y me atrevo a afirmar que una explotación. Estamos de acuerdo que el estudiante recibe una formación pero no es menos cierto que saca adelante un trabajo. Trabajo por el que cualquier otra persona ya graduada cobraría sin ningún género de dudas. Así pues, es obvio que se crea una dinámica de empobrecimiento general y a la larga una degradación del mercado laboral.




Pero aparte de este hecho, que desde luego no es baladí, me preocupa otro aspecto que quizás no sea tan evidente pero sí es más perverso. En un mercado laboral híper saturado como en el que estamos la experiencia es definitivamente un grado. Adquirir experiencia y trabajar sin recibir una contraprestación es un acto que solo se podrán permitir aquellos estudiantes cuyas familias les puedan dar soporte económico. El resto, aquellos que no cuenten con ese apoyo y verdaderamente necesiten generar recursos para mantenerse o seguir estudiando, se verá abocado a buscar otro tipo de trabajos no acordes con su formación, aumentando el fenómeno de la sobrecualificación.

Luchar por unas prácticas remuneradas no es cuestión ya de pelear por un trabajo digno, todos los empleos lo son, sino de conseguir reducir la desigualdad entre la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *