Arcópoli celebra el Día del Libro reivindicando a Miguel de Cervantes como bisexual

Este 23 de abril, en el IV Centenario del autor de El Quijote, desde Arcópoli denuncian la ocultación de una parte de su vida y destacamos  sus relaciones tanto con hombres como con mujeres.

Este año de 2016 el movimiento LGTB celebra el Año por la visibilidad Bisexual, y desde la asociación Arcópoli de la Comunidad de Madrid quieren celebrar el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes reivindicándolo como referente bisexual. Si bien es cierto que se ha ocultado esta parte de su vida, es posible encontrar pruebas suficientes de que a lo largo de su vida mantuvo relaciones tanto con hombres como con mujeres.

Aunque se menciona habitualmente su matrimonio con Catalina de Salazar como prueba irrefutable de su heterosexualidad, lo cierto es que la pareja sólo convivió entre 1586 y 1588; y que don Miguel tuvo varias relaciones con otras personas. El primer varón posiblemente fuera el cardenal Acquaviva, que se prendó de él al conocerlo en Madrid en 1568 y lo contrató como paje en Roma a lo largo de 1570. Después, en su prisión en Argel, la Sodoma de la época, entre 1575 y 1580 el mismo autor nos dice haber cometido “cosas viciosas, feas y deshonestas”, señalando en otra parte que “entre aquellos bárbaros turcos en más se tiene y estima un mochacho o mancebo hermoso que una mujer”.




Para Arcópoli, “desgraciadamente hasta hoy, en la sociedad española, decir que alguien no era heterosexual se consideraba peyorativo, y más decirlo sobre uno de los prohombres de nuestra patria como es Miguel de Cervantes, por lo que ha sido ocultado progresivamente, mientras se destacaba sin embargo que se había casado con una mujer”.

El Vocal de Bisexualidad de Arcópoli, Álvaro de la Serna, declara que “la bisexualidad es una de las identidades menos representadas en la cultura, lo que conlleva una falta absoluta de referentes, en especial para las personas más jóvenes, que son las más vulnerables. Por eso resluta tan importante reivindicar a Miguel de Cervantes, cuya bisexualidad es desconocida por gran parte de la sociedad. Llevar este tema a las aulas acabaría con muchas barreras impuestas sobre las y los jóvenes LGTB”.

Yago Blando, Coordinador de Arcópoli, añade que “es necesario reivindicar a los grandes escritores y escritoras mencionando todos los aspectos de su realidad. Que Cervantes fuera bisexual es tan relevante como que Lope fuera un hombre muy mujeriego, pero al explicar en los institutos la literatura española sólo se comentan las peripecias heterosexuales de algunos autores. Resultó muy difícil revindicar a Lorca como autor visiblemente gay, y hoy, Día del Libro, en el Año de la Bisexualidad, es importante empezar a rescatar la realidad vital de Cervantes y poder afirmar sin ningún problema que mantuvo relaciones con hombres y mujeres. Nuestra juventud bisexual merece crecer pudiendo reconocerse en el autor de El Quijote. No podemos dejar a Cervantes en un lugar del armario de cuyo nombre no queremos acordarnos”.

Deja un comentario