El Gregorio Marañón investiga la eficacia en cemento óseo de un nuevo antibiótico para tratar las infecciones en huesos

El proyecto “Dabalvancina como tratamiento local para las complicaciones infecciosas tras fracturas ¿fake o esperanza?”, en el que participan investigadores de los servicios de Microbiología y Enfermedades infecciosas y de Cirugía Ortopédica y Traumatología, es un estudio pionero que trata de demostrar si este nuevo antibiótico es más eficaz en cemento óseo que los que hasta ahora ya se utilizan en el tratamiento de las infecciones osteoarticulares.

Test de claidad del sueño

Estas infecciones, que con frecuencia suelen ser secundarias a fracturas abiertas o a la implantación de prótesis articulares, suponen un importante reto socio-sanitario debido a su complejidad terapéutica (necesidad de múltiples cirugías traumatológicas, coberturas cutáneas, etc). Eso conlleva también multiplicar el gasto médico hasta seis veces más del coste habitual para este tipo de intervenciones” explica Pablo Sanz-Ruíz adjunto al servicio de Traumatología y uno de los firmantes del proyecto.

Dentro de las estrategias que se llevan a cabo en el Marañón para prevenir estas infecciones está la utilización del cemento óseo (PMMA) que es una especie de masa que sirve para fijar las prótesis al hueso y que se carga con un antibiótico más específico que se va liberando de forma óptima en el lugar de la fractura. Es el vehículo más utilizado debido a su perfil de seguridad y a la amplia experiencia en su uso, desde hace más de 20 años en el Hospital Gregorio Marañón. No obstante los antibióticos utilizados convencionalmente presentan características poco favorables para su uso local en el PMMA como es una baja liberación o una vida media corta con altas concentraciones sólo en dos o tres días.

Sin embargo, “la idea del proyecto consiste en, de forma experimental, estudiar in vitro la capacidad que tiene la Dabalvancina para erradicar los patógenos que colonizan la prótesis. También se da la circunstancia que este antibiótico tiene un mecanismo de acción de larga duración, ya que su proceso de reabsorción mantiene dosis muy elevadas de hasta 7 días, lo que supondría un gran beneficio para los pacientes al aumentar la tasa de curación de la infección protésica, disminuyendo los efectos secundarios” añade María Guembe, microbióloga del Servicio de Microbiología del Marañón e investigadora principal del proyecto.

De la investigación básica a la clínica 

María Guembe, Mar Sánchez-Somolinos, Marta Díaz, Pablo Sanz-Ruíz, Patricia Muñoz, José Mata, Antonio Benjumea y Javier Vaquero son los investigadores del proyecto. La capacidad de crear sinergias entre los servicios de Microbiología y Enfermedades Infecciosas y de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Marañón ha hecho posible presentar este proyecto que será financiado por la Fundación Mutua Madrileña.
Esta ayuda ha sido concedida en el marco de la XVIII Convocatoria Anual a la Investigació en Salud que concede la Fundación dirigida a la mejora de los tratamientos médicos que se desarrollan en diferentes Centros de toda España. En el acto de entrega de estas ayudas participó el que fuera jefe de servicio de Microbiología y actual médico emérito el profesor Emilio Bouza.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *