Guardia Civil y Colegio de Farmacéuticos de Madrid colaborarán en la detección de víctimas de delitos entre los mayores

La Guardia Civil y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de  Madrid han firmado esta mañana un convenio de colaboración con el objetivo de reforzar el Plan Mayor Seguridad. Se trata de un procedimiento operativo que remarca la figura del farmacéutico a la hora de detectar posibles víctimas de delitos entre la población de mayor edad.

El documento -firmado hoy por el general de brigada de la Primera Zona de Madrid, José Antonio Berrocal Anaya, y por el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González- en un acto presidido por el jefe del Mando de Operaciones, el teniente general Fernando Santafé, establece el compromiso entre las dos instituciones de “prevenir, paliar y combatir” las posibles amenazas contra la seguridad de las personas mayores.

En concreto, el acuerdo sella tres ejes de colaboración: la información preventiva específica dirigida a personas mayores desde los profesionales de la farmacia, la formación y la asistencia técnica por parte de Guardia Civil hacia los farmacéuticos y el perfeccionamiento de la respuesta policial apoyada en la figura del farmacéutico.

El procedimiento aprobado pretende una detección temprana de los delitos más comunes entre este sector de la población, como son el maltrato, las estafas bancarias o los timos vinculados al suministro de servicios como el gas o la electricidad. También suelen ser víctimas de prácticas abusivas como pequeños robos y hurtos familiares o de cuidadores a su cargo.

Esta colaboración se enmarca en la Instrucción 1/2014 de la Secretaría de Estado de Seguridad, para dar continuidad al “Plan Mayor Seguridad”, dirigido a la prevención y mejora de la seguridad de nuestros mayores.

Durante su intervención, el presidente del COFM ha recalcado que “el maltrato físico o psíquico que sufren muchas personas mayores es un problema importante de salud pública” y ha hecho un llamamiento para tratar de “prevenir, paliar y combatir en lo posible las principales amenazas a la seguridad de las personas mayores”.

“Confío en que la profesión farmacéutica se vuelque también en este objetivo, que seamos proactivos a la hora de notificar delitos o situaciones que pongan en riesgo a nuestros mayores y que juntos consigamos mejorar su seguridad y calidad de vida”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *