La Audiencia de Madrid juzga a una banda de chinos que prestaba dinero a compatriotas con deudas de juego

La Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid (Avda. Santiago de Compostela, 96) celebra desde este lunes, 15 de octubre, en sucesivas sesiones matinales que darán comienzo a partir de las 10:00 horas, la vista oral del juicio contra Youcong S., Senyong Z., Yongjun Z, Suhong Z., Shijun Y., Liyan J., Xuqi R., Juping X. y Quinyan W..

El representante del Ministerio Público les atribuye un delito de grupo criminal, un delito continuado de blanqueo de capitales y cuatro delitos contra la Hacienda Pública por los que solicita para ellos una pena que oscila entre los quince años y tres meses de prisión y los seis años y nueve meses de prisión, según el grado de responsabilidad penal de cada uno de ellos.

Tal y como relata el Fiscal en su escrito de calificación provisional elevado a la Sala, todos los procesados constituían una organización delictiva cuya actividad con sistía en hacer préstamos de dinero a compatriotas chinos con deudas de juego, exigiéndoles a posteriori un alto tipo de interés, que oscilaba entre el 5 y el 10 por ciento mensual.

Cuando la devolución del importe principal o de los intereses no se producía en el tiempo y la forma convenida, la organización comenzaba a exigir su pago coactivamente, por medio de amenazas y otros métodos de presión hasta conseguir el cobro. Por ejemplo, perseguían de forma violenta a sus deudores e incluso les retenían su documentación personal (pasaportes, NIEs…) hasta que no se satisfacía el correspondiente abono.

Tras recibir el dinero, los procesados lo hacían circular y lo derivaban a varias vías a través de las cuales afloraban dichos beneficios a la economía legal. Así, de forma constante, los miembros de la organización invertían importantes cantidades de dinero en coches de alta gama, relojes, casas, colegios privados para sus hijos y otros efectos personales de lujo. Además, enviaban periódicamente remesas de dinero en metálico a China y efectuaban de un modo habitual transferencias bancarias hacia el país asiático.

En la ejecución y desarrollo de esta actividad los procesados asumían distintos papeles, según el rol adjudicado en la organización. De esta manera, algunos de ellos se encargaban de localizar a potenciales víctimas, tanto en los casinos como en las partidas ilegales de cartas por ellos mismos organizadas. Otros, tenían encomendada la labor coaccionar a los prestatarios cuando éstos no devolvían el dinero y un tercer grupo operativo se encargaba de toda la ingeniería financiera, haciendo aflorar el dinero a la economía legal realizando compras, transferencias, etcétera.

Los miembros de la organización, que operaron hasta la detención de la mayoría de ellos en diciembre de 2013, no tenían otro tipo de ingresos más que los provenientes de su actividad ilegal y tampoco tenían actividad profesional alguna.

La Fiscalía también expone en su escrito acusatorio cómo algunos de los procesados defraudaron a la Hacienda Pública y pide la correspondiente sanción penal y económica para ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *