El Centro Cívico del barrio de Manoteras , en el madrileño distrito de Hortaleza, está cada día más cerca de convertirse en una realidad. El distrito de Hortaleza continúa las obras de reforma y mejora de este espacio municipal que actualmente alberga el Centro Integrado Santiago Apóstol y cuyas instalaciones están infrautilizadas.

Este antiguo colegio consta de dos plantas con varias salas, dos canchas deportivas, una antigua Casa del Conserje que actualmente está en proceso de adjudicación para que una asociación pueda desarrollar su actividad y una zona verde.

Gracias a una dotación del Fondo de Reequilibro Territorial -240.000 euros en 2016 y 200.000 euros para 2017-, se han acometido numerosas reformas que han paliado las deficiencias que había en materia de accesibilidad, como la instalación de un elevador que comunique ambas plantas, o la construcción de rampas para acceder al edificio o a las canchas deportivas, de modo que en la actualidad este edificio es totalmente accesible para personas con dificultades motoras.

Además de recuperar la Casa del Conserje y acondicionar las dos pistas deportivas, se han arreglado puertas de acceso y el vallado exterior, así como la zona verde donde se va a instalar una planta de compostaje, proyecto vinculado a una propuesta ganadora en los presupuestos participativos de 2017, tras el éxito de la experiencia piloto del área de compostaje comunitario en la calle Arequipa.

Cesión de la Casa del Conserje

El distrito de Hortaleza ya ha puesto a disposición del tejido asociativo un nuevo local para poder desarrollar sus actividades de carácter social, educativo o lúdico en la Casa del Conserje, que cuenta con 137 metros cuadrados divididos en dos plantas. Las entidades interesadas presentaron las instancias el pasado mes de marzo siguiendo las directrices para la cesión de espacios a entidades ciudadanas.

Caminando hacia el Centro Cívico y Social de Manoteras

Según sus promotores, “se trata de un proyecto global de transformación de este espacio municipal que dé respuesta a una demanda del vecindario del barrio de Manoteras con la creación de un Centro Cívico y Social que siga prestando los servicios sociales actuales -centro de día, ludoteca, ocio juvenil o psicología-, además de que abra espacios para la realización de actividades ciudadanas y vecinales a favor del interés general en varios ámbitos: cultural, social, de encuentro cívico, participación ciudadana, fomento de la convivencia, deporte o salud”.