Zoo Aquarium de Madrid se une un año más a Missing Orangutan Mothers, para proteger a las madres orangután y sus crías

Como cada año, Zoo Aquarium de Madrid se suma a una nueva edición de Missing Orangutan Mothers (MOM), una campaña de Orangutan Outreach que busca rendir homenaje a las madres orangután y llamar la atención sobre la crisis que enfrentan estos hermosos simios rojos, concienciando sobre su protección.

Esta campaña se celebra coincidiendo con el Día de la Madre en el mundo anglosajón (que tiene lugar el segundo domingo del mes de mayo y no el primero, como sucede en nuestro país). Y es que las madres orangután y sus crías tienen una relación increíblemente estrecha.

Sus madres les enseñan todo sobre la supervivencia en el bosque, antes de que se establezcan por su cuenta, ya que son su único apoyo para aprender a encontrar comida, construir nidos y otras habilidades. Sin embargo, debido a la creciente demanda de aceite de palma, cada año mueren más madres orangután en las islas de Borneo y Sumatra.

El hábitat de los orangutanes, en la selva tropical, está siendo aniquilado para dar paso a las plantaciones de palma aceitera, dejando a cientos de orangutanes indefensos sin ningún lugar donde ir. Algunos de los afortunados terminan en centros de rescate y rehabilitación y son atendidos por un personal capacitado y profesional. Orangutan Outreach trabaja con diferentes organizaciones profesionales para cuidar a más de 1,000 huérfanos y orangutanes desplazados hasta que puedan ser devueltos a su hábitat.

Este año, MOM nos presenta a Ebol, una mamá primeriza, y su preciosa cría Eden. Ambas viven en el Bosque de Liberación BOS Nyaru Menteng Batikap, ubicado en el corazón de Borneo. En 2012, cuando tenía 7 años, Ebol fue liberada con su propia madre, “mamá Ebol”. En ese momento, el equipo de monitoreo de la liberación pensó que madre e hija permanecerían juntas.

Pero “mamá Ebol” tenía otros planes y se mostró muy tranquila de dejar a Ebol a su propia suerte. Después de algunos obstáculos, Ebol demostró que podía cuidarse sola y en los últimos 5 años ha perfectamente. Ella ya ha crecido y ahora ha sido su turno de tener a su propia cría, llamada como no, Edén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *