El área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid ha reacondicionado los centros del Pinar de San José (distrito Latina) y de Vallecas (distrito Villa de Vallecas) para personas sin hogar y para dar cobijo al significativo aumento de extranjeros que están pendientes de ser entrevistados por el Ministerio del Interior para obtener su condición de asilado y que se encuentran en una situación de emergencia.

Estos centros se abrieron el pasado mes de noviembre con motivo de la Campaña del Frío. Las labores de reacondicionamiento se han llevado a cabo durante este fin de semana, ya que ambos centros han comenzado a operar este 1 de abril tras terminar el pasado 31 de marzo la Campaña de Frío que desde noviembre ha atendido a casi 1.900 personas.

Las plazas de Vallecas serán ocupadas por hombres y en el Pinar de San José serán alojadas familias y mujeres. Este centro es un recurso que el área de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, que dirige Marta Higueras, destina al alojamiento, el acompañamiento socioeducativo y el apoyo para la integración social destinado a familias y mujeres en situación de emergencia.

Por ello, cuenta con un amplio equipo profesional como auxiliares de servicios sociales, trabajadores sociales, educadores sociales y un equipo de coordinación. Este personal está vinculado laboralmente con la Fundación Asispa que gestiona este proyecto.

El Pinar de San José ofrece a estas personas servicios de lavandería, comedor, zonas comunes como sala de estar y televisión. Además, los niños disponen de una sala de juegos. Las plazas de este centro se sumarán a las ofertadas en Vallecas que también ha sido reacondicionado después de la Campaña de Frío.

Con esta iniciativa, el área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo busca “dar una respuesta a un problema creciente en Madrid, la llegada de extranjeros pendientes de obtener sus papeles en el Ministerio del Interior, sin dejar de atender a las personas que se encuentran en situación de emergencia social”.

Según explica Luis Nogués, director general de Integración Comunitaria y Emergencia Social “se incrementa de esta forma el número de alojamientos alternativos de los que dispone el Ayuntamiento para las personas y las familias que viven situaciones de exclusión residencial”.