El Sindicato de Bomberos denuncia la falta de una empresa en Madrid de recogida de residuos peligrosos en emergencias

El Sindicato de Bomberos ha denunciado la no existencia de una empresa de recogida de residuos peligrosos en situaciones de emergencia en la Comunidad de Madrid y la situación de los vehículos de respuesta NBQ en los parques de bomberos madrileños.

El pasado 19 de enero, el Sindicato de Bomberos de la Comunidad de Madrid remitió un escrito en el que se dejaba de manifiesto “el grave peligro que, sin lugar a dudas, existe actualmente en la Comunidad de Madrid al haber tenido conocimiento a través de escrito al Consejero de Medio Ambiente, 9 de mayo de 2.017, de la no existencia de ninguna empresa contratada por la administración para proceder tal como se tenía contratado anteriormente a la recogida de residuos peligrosos en situaciones de emergencias en la Comunidad de Madrid.

Este escrito, explican desde el Sindicato de Bomberos de la Comunidad de Madrid, se remitió “tras el grave siniestro de la empresa Requimsa de Arganda del Rey del 4 de mayo de 2017”.

El escrito fue remitido al Consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, Ángel Garrido García, al Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Manuel Rollán Ojeda, al Director de Emergencias, Enrique Núñez Guijarro, y al Director de la Agencia de Seguridad y Emergencias, Carlos Novillo Piris.

A raíz de dicha renuncia se recibió respuesta del Director General de Medio Ambiente “que no desmiente la situación habida desde el 23 de abril de 2.017 y que informa de que desde el 1 de enero de 2.018 está vigente el contrato adjudicado a la empresa CESPA Gestión de Residuos SAU Actuaciones derivadas de las situaciones que requieran una intervención urgente para la protección del medio ambiente en la Comunidad de Madrid”.

En dicho escrito “se dejan perfectamente claro las propias limitaciones de dicho contrato, ya que no cubre todas las necesidades de productos a los que los Bomberos nos solemos enfrentar y lo más importante, es que deja muy claro que este contrato se refiere exclusivamente a incidencias cuya resolución no competa directamente a otros órganos de la Administración, ya sea nacional, autonómica o municipal, y que requieran de una urgente intervención urgente que evite que la problemática ambiental generada se
incremente”.

A su vez, “eso sí, invita a que desde otros organismos se tomen medidas afirmando que este contrato no resulta incompatible con otros de caracetrísticas similares que puedan gestionarse, dentro del ámbito de sus competencias, desde otros organismos, como la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 o las direcciones generales de carreteras“.

Otro escrito, que “confirma la grave situación de riesgo existente, no sólo para nosotros sino para toda la ciudadanía de la Comunidad de Madrid, se ha recibido desde nuestra Dirección de Emergencias. Ratifica lo manifestado por el Director General de Medio Ambiente y afirma que se están estudiando distintas opciones que permitan, en base a las necesidades detectadas, hacer extensivo el servicio a aquellas situaciones que quedan fuera del ámbito del contrato licitado por la Consejería de Medio Ambiente”.

Por otro lado, desde el Sindicato de Bomberos denuncian “la situación que existe en el Parque de Bomberos de Las Rozas donde la plantilla, ante la falta de formación y de materiales de su vehículo especialzado en respuestas nuclear-bacteriológico-químicas (NBQ) ha comunicado que no se responsabiliza de no poder dar respuesta adecualda y eficaz ante este tipo de intervenciones ante el estado que se encuentran los materiales, herramientas, falta de sistemáticas de Trabajo, etc”.

Además, inciden que “este problema en Las Rozas es extensivo a los otros dos parques con vehículos NBQ, los parques de Getafe y Tres Cantos”.

Desde el Sindicato de Bomberos de la Comunidad de Madrid “solicitamos una solución inmediata al problema, para evitar que se vuelvan a producir hechos como los ocurridos en 2017, en los cuales se tuvo que guardar productos que podrían haber sido antrax en el propio Parque de Bomberos, pudiendo haber puesto en peligro a los bomberos y ciudadanos, neumáticos (por ejemplo Seseña), botellas de acetileno, vertidos de hidrocarburos, retirada de tierras contaminadas, etc”.

“Sin lugar a dudas -añanden desde el Sindicato de Bomberos este es un problema que nos afecta a todos. Tanto Gobierno como Partidos Políticos de la Oposición deben hacer frente a la problemática. Desconocemos si la Federación Madrileña de Municipios (FFM) y la Dirección General de Carreteras son conocedores de la Responsabilidad que les Adjudica el Consejero de Medio ambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *