El barrio de Montecarmelo se concentrará este domingo por la apertura de su estación de tren fantasma

“¿Por qué el ministerio continúa sin poner en marcha una infraestructura que haría mucho más fácil la vida de los habitantes de una zona castigada por un déficit crónico de servicios de transporte público?”, se preguntan los vecinos.

En noviembre de 2015, el Ministerio de Fomento tenía previsto inaugurar la estación de Cercanías Mirasierra-Paco de Lucía, situada entre las calles Monasterio de El Paular y Monasterio de Las Huelgas, para dar servicio a las 45.000 personas que habitan en el entorno, vecinos de los barrios administrativos de El Goloso y Mirasierra.

En junio de 2016, su titular, Ana Pastor, anunció en la propia estación su apertura inmediata, y lo mismo hicieron los responsables de Adif en 2017. Sin embargo, en enero de 2018 la estación sigue cerrada, y la vecindad se tiene que contentar con ver pasar los trenes. Este domingo, la AV de Montecarmelo organiza un concentración para pedir su apertura inmediata.

“¿Por qué el ministerio continúa sin poner en marcha una infraestructura que haría mucho más fácil la vida de los habitantes de una zona castigada por un déficit crónico de servicios de transporte público?”, se preguntan. Adif sostiene que abrirá la estación cuando se cumpla el último requisito, la firma de una acreditación de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, algo para lo que aún no hay fecha ni plazos.

Por ello, y “ante el incumplimiento reiterado de las promesas de los representantes de Fomento”, la Asociación de Vecinos de Montercarmelo, tras difundir una recogida de firmas en el portal Change.org lanzada por un vecino que ya lleva reunidas 3.300 apoyos, organiza una concentración de protesta el próximo domingo, 28 de enero. La manifestación arrancará a las 12:00 frente al acceso de la estación, en el número 4 de la calle Monasterio de El Paular.

Según información de la autoridad ferroviaria, la parada, que desde hace meses aparece en los planos de transporte regionales, dará servicio a las líneas C3, C7 y C8, con una estimación de uso de 100.000 pasajeros. Además, estará conectada con la estación de Metro Paco de Lucía y contará con un aparcamiento disuasorio que, aprobado por el Ayuntamiento de Madrid a mediados de 2016, a fecha de hoy, sigue sin construirse.

Cuando se abra al público, el Gobierno dará cumplimiento a una demanda de la asociación vecinal de Montecarmelo, PAU que se encuentra repartido entre El Goloso y Mirasierra, que dura ya más de diez años.

“En nuestro barrio los problemas de movilidad son constantes. Encerrados entre la M-40 y la M-607 y con una cobertura insuficiente de autobuses públicos, muchos de nuestros vecinos se ven obligados a coger el coche a diario, soportando atascos desesperantes. La apertura de la estación aliviaría mucho esta situación”, sostiene Fernando Mardones, portavoz de la asociación vecinal, que también se queja de la “falta de información y la opacidad” de la Administración en todo el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *