“Soy musulmana. ¿Y qué? Tengo derechos”. “Soy trans. ¿Y qué? Tengo derechos”. Son algunos de los lemas que forman parte de la campaña contra los delitos de odio que ha lanzado la Unidad de Gestión de la Diversidad de Policía Municipal, creada en abril de 2016, y que hoy ha presentado el delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

En el acto también han estado presentes el director general de Policía Municipal, Andrés Serrano, y el oficial jefe de esta unidad, Ángel Rabadán, además de numerosos representantes de colectivos que llevan años luchando contra los delitos de odio en la ciudad de Madrid.

Además, también se ha presentado la nueva ubicación de la Unidad de Gestión de la Diversidad (UGD), abierta al público, en la calle Sacramento, número 2, a la que la ciudadanía se puede dirigir para asesorarse o denunciar hechos discriminatorios que hayan podido sufrir o presenciar. La unidad está dotada de un total de 32 personas.

Los delitos de odio son aquellos en los que la persona o personas que realizan la agresión seleccionan a la víctima por su orientación sexual, identidad de género, sexo, exclusión social, ideología, origen, discapacidad o enfermedades.

Estos delitos se manifiestan como una de las principales amenazas a la sociedad basadas en conductas de intolerancia y discriminación y constituyen un riesgo para la seguridad y la convivencia ciudadana, además de una vulneración de los derechos humanos.

La Policía Municipal, a través de su Unidad de Gestión de la Diversidad, trabaja de forma especializada en este tema y aborda la investigación de este tipo de hechos.

Para ello, explican, “da a conocer sus objetivos trabajando junto con el tejido asociativo; tratando a las víctimas con dignidad y respeto; respondiendo a todas las denuncias sobre prejuicios motivados en el odio y/o la discriminación; apoyando a la víctima y facilitándole toda la información de los servicios que tiene a su disposición, e investigando todas las denuncias interpuestas sobre la comisión de cualquier delito de odio de las que tiene competencias la Policía Municipal, además de, en ocasiones, actuar de oficio”.

El delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha señalado sentirse “emocionado y satisfecho” de presentar esta campaña y la propia unidad ya que “su propio nombre, Unidad de Gestión de la Diversidad, lo que está señalando es que la diversidad es una riqueza, que queremos emplear esa riqueza al servicio de la sociedad porque es más lo une que lo que nos separa, porque nos une la condición humana, la dignidad y los derechos humanos ”.

Barbero ha explicado que “aunque Madrid es una ciudad abierta y tolerante, eso es indiscutible, pero es cierto que la globalización nos está planteando algunos riesgos importantes, que tienen que ver con empezar a ver a la otra persona de modo amenazante. No todo el mundo percibe que la diferencia es una riqueza sino que la consideran una molestia y es una amenaza, por lo que el trabajo preventivo que hace esta unidad es muy importante”.

Por su parte, el  oficial jefe de la UGD, Ángel Rabadán, ha señalado que “es un orgullo para mí estar en esta unidad porque trabajar con colectivos vulnerables que tienen a veces un difícil acceso a los servicios policiales es una responsabilidad extra pero muy gratificante”. “Somos la primera unidad de estas características en España –ha apuntado- y el equipo, que es muy joven pero altamente cualificado, sabe que se espera mucho de ella, así que intentaremos estar a la altura”. 

Más de 200 actuaciones

En lo que va de año, esta unidad ha realizado un total de 248 actuaciones, de las cuales 112 han sido informes o investigaciones que han llevado a cabo; 39 actuaciones en materia de asesoramiento y orientación a víctimas de delitos de odio o discriminaciones; 32 atestados policiales y un total de 38 reuniones con diversas asociaciones, entre otras.

Por otra parte, han intervenido en más de una treintena de casos que suponen infracciones penales por este tipo de delitos, entre los que se encuentran agresiones por LGTBIfobia; amenazas xenófobas en una página de contactos gay; agresión a una persona trans en una discoteca; amenazas o insultos racistas; o pintadas antisemitas en paredes o sinagogas, por poner algunos ejemplos.

Campaña en prensa y redes sociales

Para diseñar la campaña se ha contado con la participación de diversos colectivos como Fundación Secretariado Gitano; FAMMA, Arcópoli, Accem Madrid, Plena Inclusión o SOS Racismo, entre otros. Además, algunas de las personas que son la imagen de la campaña, pertenecen a estos colectivos.

La campaña, que tendrá varias fases y se llevará a cabo hasta 2019, quiere lanzar a la ciudadanía el mensaje de que la policía está para actuar siempre en todos estos casos, puesto que los delitos motivados por prejuicios o intolerancia “causan serios daños, tanto físicos como emocionales a sus víctimas, dejando a menudo en ellas y en su grupo de pertenencia sentimientos de vulnerabilidad puesto que se sienten amenazadas y solas”.

La Policía Municipal insiste en señalar que cualquier persona puede denunciar ya que “es responsabilidad de toda la ciudadanía asegurar que este tipo de hechos sean puestos en conocimiento de la policía, con corresponsabilidad institucional y también social”.