CCOO denuncia “los recortes y el abandono” que sufre la educación de personas adultas en Madrid

Este miércoles se ha producido la inauguración oficial del curso en los Centros de Educación de Personas Adultas (CEPAS).

“Sorprendentemente no se ha hecho una inauguración abierta a la comunidad educativa de estos centros, hecho del todo inusual”, han destacado desde CCOO de Madrid.

Los representantes de CCOO que habían sido invitados por la Asociación de Directores de Centros de Adultos de la Comunidad de Madrid (ADECAM) han visto denegada su entrada al acto, “quizás porque la Consejería tiene mucho que ocultar sobre su actuación en los centros de personas adultas al igual que entre otros ya que su actuación pone de manifiesto el incumplimiento de una resolución de la Asamblea de Madrid”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid y el consejero de Educación “maltratan a la Educación de Personas Adultas, además de no cumplir el mandato de la Asamblea de Madrid sobre las medidas a tomar en los centros públicos que imparten estas enseñanzas”. Esta es la conclusión a la que han llegado la Federación de Enseñanza de Madrid de CCOO y la Asociación de Directores de Centros de Educación de Personas Adultas de la Comunidad de Madrid (ADEACAM) tras la reunión mantenida por ambas organizaciones para tratar la grave situación que viven estos centros.

Actualmente, en la Comunidad de Madrid hay 69 Centros de Educación de Personas Adultas (CEPAS) que atienden a más de 35.000 personas. Según datos tanto de CCOO como de ADEACAM, el presente curso escolar comenzó con plantillas incompletas en el 15% de estos centros.

De aproximadamente 770 docentes de educación de adultos, faltaban unos 115. Pero a 4 de octubre, mientras Rafael Van Grieken inauguraba oficialmente, a puerta cerrada, el curso en el CEPA Villaverde, seguía faltando el 5% del profesorado, es decir, casi 40 docentes. Y este hecho sucedía más de un mes después de que haya comenzado el curso escolar.

Además, CCOO denuncia que “la Consejería ha reducido el cupo global en, al menos, 10 docentes de Educación de Adultos para este curso y mantiene la provisionalidad de las plantillas en los centros de adultos donde hay una mayoría de profesorado en situación de interinidad o sin destino definitivo y cuyos salarios son abonados con fondos que llegan directamente de la Unión Europea”.

“Así, las condiciones laborales y el desempeño profesional está precarizado y se realiza sin reconocimiento por parte de la Administración educativa. Un ejemplo es el desigual trato retributivo que sufren los equipos directivos de estos centros en relación con los de otros centros de la red pública”, explican.

Por otra parte, CCOO y AEDECAM denuncian “el palmario favorecimiento que el Gobierno de Cristina Cifuentes está haciendo a los centros privados de educación de adultos los cuales están al margen de cualquier control de la Administración educativa y, además, se están beneficiando de becas de segunda oportunidad (unos 380€ al mes que recibe el centro por alumno) dirigidas solo a jóvenes que optan por el modelo privado”.

Muestra también del abandono de la educación de adultos que denuncian es “el intencionado olvido que muestra la Consejería de Educación sobre el ordenamiento de las enseñanzas en estos niveles, sobre la oferta que pueden dar estos centros – cada vez más cercenada –, o sobre los planes de estudios que se tienen que aplicar. Se lleva años reivindicando una comisión que defina y planifique la educación de adultos en la Comunidad de Madrid para equipararla al resto de comunidades autónomas y la Consejería lleva años haciendo oídos sordos”.

Hace siete meses se aprobó por unanimidad en la Asamblea de Madrid una enmienda transaccional a la moción 2/17 RGEP 2313 que obligaba al Gobierno de la Comunidad de Madrid a tomar una serie de medidas conducentes a paliar parcialmente la preocupante situación que atraviesa la Enseñanza de Personas Adultas. A día de hoy, lo único que ha hecho el Ejecutivo “ha sido poner unos carteles en el Metro de Madrid animando a matricularse en los CEPAS. Del resto de medidas no se sabe absolutamente nada”, critica el sindicato.

“La inexplicable demora sobre el cumplimiento del mandato de la Asamblea de Madrid puede ser uno de los motivos que hayan llevado al consejero de Educación a realizar esta insólita inauguración del curso realizada de tapadillo”.

CCOO exige “responsabilidad y lealtad institucional” a la Consejería, que ha de “actuar urgentemente para poner a la educación de adultos pública madrileña a la altura que se merece como servicio público esencial que es”. Por ello, le exige “la reversión de los recortes que se han producido, el consiguiente incremento inmediato de docentes, la estabilidad y la homologación de las plantillas de estos centros, la dotación económica necesaria para el correcto funcionamiento de los CEPAS, una ordenación académica racional y participada por la comunidad educativa así como la erradicación de los privilegios de los centros privados de adultos”.

Deja un comentario