Cifuentes en La Paloma: “En Madrid, la intolerancia no es un problema, pero no podemos confiarnos”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, acompañada del consejero de Educación, Juventud y Deporte, Rafael van Grieken; el director general de Protección Ciudadana, Carlos Novillo; y la jefa del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Annika Coll, han participado hoy en los actos de conmemoración de la festividad de la Virgen de La Paloma y en la tradicional ofrenda floral ante el cuadro de la Virgen, donde ha depositado un ramo de flores.



Posteriormente, ha asistido a la misa solemne oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la Iglesia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, donde ha sido recibida, entre otros, por miembros del Piquete de Gala del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid pertenecientes a la Hermandad de la Virgen de la Paloma.

Tras la Misa, Cifuentes ha presenciado el descenso del cuadro de la Virgen de la Paloma, ubicado en el altar mayor de la iglesia, que realizan cada año en esta fecha miembros del Piquete de Gala del Cuerpo municipal de Bomberos.



Respeto contra la intolerancia
Cifuentes ha afirmado que las fiestas de la Virgen de la Paloma son las que mejor identifican “los sentimientos de respeto, hospitalidad y cercanía de todos los madrileños. Además de pedir más trabajo para todos los madrileños, la presidenta regional le ha pedido más respeto a la diversidad en Madrid, en España y en todo el mundo”.

“Porque el respeto al que es, se siente o piensa diferente es la verdadera bandera de los demócratas, frente a la intolerancia que alimentan los populismos que atacan a los que se niegan a asumir un discurso único y excluyente”, ha afirmado. “La intolerancia es el denominador común en los ataques homófobos, las campañas contra turistas, los carteles pidiendo barrer a los españoles de Cataluña, las torturas a los que piden más libertad en Venezuela o los disturbios ocurridos estos días en Estados Unidos”. “Y el mayor peligro frente a esa intolerancia –ha añadido- es la indiferencia”.



“En Madrid, la intolerancia no es un problema, pero no podemos confiarnos. La libertad se conquista todos los días y no puede haber libertad allí donde no se respeta la diversidad. Por eso –ha continuado-, pedimos a nuestra Virgen de la Paloma más respeto a la diversidad, y se lo pedimos con el compromiso de, por nuestra parte, trabajar por fortalecer en Madrid un modelo de convivencia basado en la libertad y el respeto a la diferencia y la diversidad. Un modelo de convivencia que sea referencia para España y para el mundo”, ha concluido.

Deja un comentario