La Comunidad de Madrid mejora siete variedades de garbanzos tradicionales de la Región

La Comunidad de Madrid ha desarrollado, a través del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), distintas investigaciones para mejorar 7 variedades tradicionales de garbanzos de la Región, de la clase pedrosillano, denominadas Alcazaba, Amparo, Eulalia, Pilar, Amelia, Elvira e Inmaculada, con el objetivo de conseguir plantas de mayor rendimiento y más resistentes a las enfermedades que suelen amenazar a este cultivo.




Fruto de estos trabajos, se han conseguido plantas de garbanzos de las que se obtienen dos semillas por vaina, lo que permite multiplicar la variedad y rentabilidad de los cultivos. Además todas estas variedades son tolerantes al ‘hongo de la rabia’ la principal enfermedad que limita el cultivo de esta leguminosa.

Actualmente, el IMIDRA está trabajando en el desarrollo de otras siete variedades que aún no están registradas y que presentan un calibre superior a las ya mencionadas, además de una alta producción y una resistencia aún mayor a la ‘rabia’ y a otras enfermedades propias de la planta, como el ‘fusarium’.



A estas investigaciones se unen otros trabajos como la caracterización del garbanzo procedente de Brunete y Navalcarnero, o la reciente recuperación de 18 variedades de judías de la Sierra Norte, que contribuyen a mejorar la competitividad de los agricultores de la región. Además estos trabajos tienen un componente solidario, ya que el IMIDRA dona los aproximadamente 800 kilos de garbanzos que produce anualmente a los bancos de alimentos de la Región.

 

Deja un comentario