El Colegio de Médicos de Madrid considera positiva la regulación de la protección de la intimidad del paciente

  • El representante de esta Vocalía, el Dr. D. Borja Castejón, ha analizado el protocolo publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado lunes día 6 de febrero y expone los pros y contras de dicho documento.
  • Hace hincapié en que el texto “no es muy acertado ya que equipara los papeles del residente y del estudiante al tratar a ambos como personal en formación cuando son realidades completamente distintas”.
  • Respecto a los estudiantes de Medicina, a su juicio, “la Orden publicada limita el acceso de éstos a la historia clínica cuando ésta es la herramienta más importante de un médico tanto en la consulta como en su relación con el paciente”.




La Vocalía de Médicos en Formación del Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) considera positiva la regulación de la protección de la intimidad del paciente recogida en el protocolo publicado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el Boletín Oficial del Estado el pasado lunes.

El representante de dicha Vocalía, el Dr. D. Borja Castejón señala que “recopilar en este protocolo toda la normativa existente al respecto unifica la forma de actuar de los profesionales sanitarios dentro del hospital garantizando los derechos de los pacientes”.

No obstante, el Dr. Castejón hace hincapié en que el texto “no es muy acertado ya que equipara los papeles del residente y del estudiante al tratar a ambos como personal en formación cuando son realidades completamente distintas”. Respecto a los residentes, recuerda que son “profesionales titulados que forman parte de la  plantilla y realizan las mismas tareas que otros médicos que no están regulados específicamente en este protocolo”.




Respecto a los estudiantes de Medicina el Vocal de Médicos en Formación destaca que “la Orden publicada limita el acceso de éstos a la historia clínica cuando ésta es la herramienta más importante de un médico tanto en la consulta como en su relación con el paciente”. De hecho, puntualiza, “es como limitar el uso de otros utensilios básicos en la práctica clínica diaria como el fonendoscopio”.

Además, y en esta misma línea, el Dr. D. Borja Castejón asegura que “es difícil que los centros hospitalarios puedan garantizar el acceso a historias clínicas anónimas o simuladas para suplir ese déficit y que no influya en la formación de los médicos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *