La selección madrileña infantil de baloncesto se queda con la plata en el Campeonato de España

(Foto: FEB/FBM)




La selección infantil masculina rozó su quinto campeonato de España consecutivo, pero se quedó a un paso, exactamente a cuatro puntos. Cataluña se impuso por 52-56 en un partido rápido y muy igualado, que se movió a rachas al principio (4-10, 14-12…) y después entró en un equilibrio casi absoluto.

Madrid frenó el penúltimo intento de escapada de su rival (de 40-48 a 51-50), pero no pudo con el último. Por su parte, la selección infantil femenina logró el viernes la permanencia en el Grupo Especial al imponerse a Castilla y León por 59-55 en otro encuentro vibrante, en el que la remontada sí tuvo premio.




Crónica

MADRID 52 – CATALUÑA 56

Estadísticas

Madrid comenzó la final con ventaja (dos puntos de Diego Maganto), pero también con más nervios de los debidos y los catalanes lo aprovecharon para dar la vuelta al marcador en apenas tres minutos; 4-10. John Paul Turner dio rienda suelta al talento de sus jugadores y ellos respondieron de la mejor manera posible: tres triples seguidos de Pablo Ardilla, Eshete Calvo y Víctor Chuka volvieron a meter a la selección en un partido que llegó al término del primer cuarto con un apretado 17-15. El hueco se abrió un poco más al comienzo del segundo gracias a un parcial de 4-0, pero los catalanes volvieron a pegarse, siempre en un choque rápido, con ataques cortos y, en muchas ocasiones, demasiado arriesgados. Los madrileños conservaron su ventaja durante el resto del segundo cuarto, aunque siempre mínima, como evidenció el 28-25 al descanso.

El encuentro volvió a igualarse al comienzo del tercero. Era una final nueva, con el mismo estilo, de ataques directos, pero también con las defensas mejor formadas. Costaba más acercarse y por eso llegó un intercambio de triples (31-31 a 8:04, 34-34 a 6:53..). Maganto fue uno de los pocos que rompieron esa dinámica al culminar una contra (37-36), aunque la intensidad y el tremendo equilibrio en el marcador se mantuvieron durante todo el tercer cuarto. De hecho, el 37-40, un mate de Eduard Nogués, provocó el inmediato tiempo muerto de John Paul Turner. Carlos Santiago devolvió momentáneamente las tablas con un triple, aunque ese tercer periodo se cerró con 40-44 y los catalanes aumentaron su ventaja al comienzo del último hasta un máximo de +8. Llegaba la hora de la verdad, de recuperar el balón y volar hacia el aro contrario o de jugársela, como hizo Carlos Santiago. Así llegó el 45-48. Él mismo hizo el 49-50 cuando ya quedaban menos de cinco minutos para el fina y Víctor Chuka culminó la remontada a 3:45, aunque enseguida llegó un nuevo triple de los catalanes. Quedaban poco más de tres minutos, marcados por los nervios, con mucho atrevimiento, descaro, pero también con más acierto para Cataluña, que se impuso por 52-56.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *