La selección madrileña cadete de baloncesto conquista el oro al imponerse a Cataluña por 52-67

(Foto: FEB/FBM)




El Campeonato de España de Selecciones Autonómicas no pudo acabar mejor para los madrileños. La selección cadete masculina conquistó la medalla de oro al imponerse a Cataluña por 52-67 en una final marcada por el dominio del rebote (71 por 37) y un parcial de 0-9 al comienzo del tercer cuarto. En el apartado individual, destacaron los 16 rebotes de Usman Garuba y las dobles figuras de Amar Sylla (13-13) y Golden Dike (10-10).

El título fue el broche de oro para un campeonato que también terminó de forma positiva para la selección cadete femenina, que el viernes superó a Castilla y León por 50-63 asegurando la permanencia en el Grupo Especial.




Crónica: Campeonato masculino. FINAL

CATALUÑA 52 – MADRID 67

Estadísticas

La final comenzó con equilibrio. No solo en el marcador (2-2) sino también sobre la pista, con los dos equipos buscando a sus hombres clave. En Madrid, Usman Garuba y Golden Dike Egun imponían respeto bajo los aros y, al mismo tiempo, surtían de balones a los exteriores. Gracias a ello, la selección cobró ventaja: 2-9 a 6:42.  Las opciones de los catalanes parecían limitarse al tiro exterior, sin demasiada fortuna, pero les quedaba la defensa, que hizo que volvieran al partido e incluso que redujeran la diferencia: 6-11 a 5:24, 12-13 a 1:53… Un mate de Cheikh Diop dio la vuelta al marcador y confirmó que los catalanes iban en serio, aunque en la inmediata acción siguiente, ya en su aro, el pívot senegalés cayó mal y tuvo que retirarse de la pista. El 14-15 del primer cuarto reflejó la enorme igualdad del partido.

Los tiros de los madrileños no entraban; sí lo hacían, en cambio, los de los catalanes, que se pusieron por delante nada más empezar el segundo periodo (17-15), aunque dentro de un encuentro más espeso, con muchos parones. A 6 minutos para el descanso, el marcador apenas había variado (19-15), pero la sequía madrileña comenzaba a ser preocupante. Mario Nakic acabó con ella cuando más falta hacía. Los exteriores reclamaban más protagonismo para enfrentarse al intenso combinado catalán, que llegó a tener cinco puntos de ventaja (25-20) antes del parcial de 0-5. Al descanso, 27-29 (Garuba sobre la bocina) y todo por decidir.

La selección había superado su bache y, fiel a su estilo, comenzó el tercer cuarto en tromba, con un parcial de 0-9 en menos de tres minutos que sorprendió a su rival. Era el primer impulso, porque todavía quedaba camino por recorrer. Cataluña reaccionó y se mantuvo por debajo de los diez puntos durante algunos minutos (34-40 a 4:02)… hasta que la selección aprovechó su poder interior (Garuba, Golden y Amar Sylla) para ampliar la ventaja de nuevo. A más opciones, más puntos, y, dueños del rebote, los madrileños llegaron al último periodo con +14 (34-50), ya con el oro al alcance de la vista. El mate de Sylla nada más empezar el último lanzó aún más al equipo y el intercambio de golpes en los minutos siguientes sirvió para mantener la ventaja (42-56 a 5:40) e incluso ampliarla hasta el definitivo 52-67.

Deja un comentario