Opinión: Las alternativas a elecciones el 25 de diciembre

por DAVID HERNÁNDEZ




Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, en conjunción con las directrices marcadas desde Génova y La Moncloa, decidió planear el debate de investidura en un formato y fecha, que propiciaría que una posible repetición de elecciones cayera en la fecha festiva del 25 de diciembre. Una forma nada sutil de intentar aumentar la presión sobre los socialistas, además de asegurarse un día que la participación seguramente sería muy baja, hecho que siempre ha favorecido a los populares históricamente.

Tras la investidura fallida de Rajoy, la convocatoria de elecciones de nuevo no es la única alternativa posible, aunque desde las posiciones de populares y ciudadanos se insista en ello. Existen otras opciones que seguramente todos los actores políticos están ya barajando. Por un lado, el mes de septiembre tiene tres frentes en tres comunidades autónomas de gran significancia, que pueden marcar el devenir de la política nacional. El resultado de las elecciones en Galicia y, sobre todo, en el País Vasco, puede generar que se dé una reconfiguración de las alianzas parlamentarias. Puede ser que un PNV necesitado de apoyos en la cámara vasca, readapte su postura hacia Maria Rajoy, aunque obligaría a acoplar los intereses de Ciudadanos con los de los nacionalistas vascos.

A su vez, en ese mes se volverá a plantear el dilema independentista catalán, con la diada del 11 de septiembre y la moción a la que tiene que hacer frente Puigdemont. Además, tanto desde Madrid como Barcelona se tendrá que hacer frente a la aprobación o prolongación de los Presupuestos. Debido a la incierta y tensa relación del gobierno conservador con la CUP, podría llegarse a dar la situación de que populares y conservadores catalanes volvieran a reconducir relaciones, pese a los enfrentamientos nacionalistas de estos últimos años.

Otra alternativa por el momento menos viable, es que tras las elecciones vascas y la situación política catalana del próximo mes, exista un acercamiento entre los socialistas, Podemos y fuerzas conservadoras del País Vasco y Cataluña. Pero ésta es una cuadratura tan complicada, como la que planean algunos intelectuales y políticos de constituir un gobierno entre Ciudadanos, Podemos y PSOE.

Así las cosas, dar por hecho que el fracaso de intento de gobierno de Rajoy lleva irremediablemente a unas nuevas elecciones, además en una fecha tan particular como el 25 de diciembre, es aún muy precipitado. Todas las formaciones políticas se verán obligadas por las circunstancias a reajustar sus posiciones, lo que tal vez nos regale imágenes de acuerdos y entendimientos hoy por hoy difíciles de imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *