Más de 26.000 personas visitan las exposiciones del festival PHotoEspaña en el Jardín Botánico





El festival PHotoEspaña (PHE), que en su XIX edición ha contado en el Real Jardín Botánico-CSIC con las muestras fotográficas de los artistas Bernard Plossu y Linarejos Moreno, ha concluido por este año con el balance de 26.306 personas que entre el 1 de junio y el pasado domingo 31 de julio, día en el que cerró el certamen en el Pabellón Villanueva, han visitado las dos exposiciones. Las dos muestras fotográficas han contado con una importante interés entre el público y una más que positiva crítica en los medios de comunicación.

La XIX edición de PHotoEspaña afrontaba este año una mirada sobre Europa, trasversal e histórica, como un mosaico que evidencia tanto la pluralidad de identidades y visiones que discurren por el continente como la existencia de un instinto común de pertenencia a un territorio y una cultura europeas. Una Europa cambiante y nunca lineal que presentaba la otra cara de la historia de la fotografía en el viejo continente.

En La hora inmóvil, una metafísica del Mediterráneo, Bernard Plossu, Premio PHotoEspaña 2013, reunía imágenes atemporales tomadas en España, Francia, Italia, Grecia y Turquía. Un largo diálogo sostenido durante treinta años por este gran fotógrafo francés con la metafísica del Mediterráneo, en particular con aquellos de Carlo Carra o José Jorge Oramas. Paisajes desiertos, silenciosos, que pueden ser reales o imaginados, que nos resultan tan misteriosos como familiares al mismo tiempo.

Por su parte, Linarejos Moreno (Madrid, 1974) exploraba en Tabularia: laboratorios de ciencia e imaginación los límites entre arte y ciencia a través de obras de gran formato y múltiples soportes. La muestra se articulaba en torno al diálogo entre un proyecto realizado en colaboración con la investigadora Fabiola López Durán, Tabularia: laboratorios de ciencia e imaginación -en el que Linarejos Moreno investiga y recontextualiza imágenes científicas-, y su instalación Art Forms in Mechanism, su propio archivo de modelos botánicos del siglo XIX. Además de las fotografías, Moreno presentaba tres esculturas que se podían contemplar en la entrada del Pabellón para que estuviesen, según la propia autora, “en un permanente diálogo con la naturaleza”.

PHE 2016 en el Botánico ha ofrecido también dos actividades paralelas. La primera, dentro del programa “En la noche. Proyecciones al aire libre”, mostraba el trabajo del parisino Julien Nonnon, que desplegaba su arte en una interacción entre arquitectura, paisaje y sus imágenes proyectadas en el interior del Jardín. La segunda actividad tenía como protagonista a la propia Linarejos Moreno, con una interesante y original mesa redonda en la que, junto a varios expertos, el núcleo central del debate fue la muestra de la artista madrileña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *