Otra vez Rajoy…

por ELOY CARRETERO




Ante tanto movimiento de opiniones y flujo de ideas de un sitio a otro que ha habido en la política española en los dos últimos años, y visto lo visto, no somos pocos los que nos sentimos sorprendidos por los resultados de un país donde la mayoría de la población está profundamente afectada por la falta de empleo de calidad y de iniciativas privadas de atrevidos sectores empresariales que signifiquen progreso, tanto para la economía española como para los trabajadores. No somos pocos los que nos extrañamos que un país insumiso y decidido como es España, que ha superado varias etapas dolorosas, acompañadas de falta de libertad y democracia, a base de trabajo y dedicación, siga manteniendo actualmente la misma política que coloca al país en una situación que no le permite al ciudadano crecer profesionalmente, y donde determinados sectores importantes no se desarrollan, no entendemos que realmente siga siendo la fuerza política dominante la que más nos desfavorece a causa de la política del miedo: “Si no votas A, entonces B lo va a hacer peor, porque C es peligroso”, ahora bien: B es desigual a C, y en B es más complejo el asunto (hay que enterarse); entonces al final A se mantiene.

Ante esto cito una frase de una canción de Within Temptation, un grupo de rock gótico, “What About Us? What is not enough? It is not a Paradise! This is what we have. This is what we got. This is what we have been fighting for!”, que viene a decir: “¿Y qué pasa con nosotros? ¿Cuándo algo no es insuficiente? ¡No estamos en un paraíso! Esto es lo que tenemos. ¡Esto es lo que hemos logrado! ¡Esto es por lo que hemos estado luchando!”.

No somos perfectos, pero no hay por que permitir que nos hundan. Por eso mismo me extraña bastante que ante tanto juego mediático que el resultado sea que la derecha siga gobernando porque la izquierda permite ser dividida, la oposición está actualmente desintegrada, la derecha está dividida también, pero organizada en el liderazgo de una sola corriente de pensamiento político, que es la del PP, por eso mismo, “¿Qué pasa con nosotros?”, ¿qué pasa con la izquierda, que es tan crítica consigo misma, que no se da importancia?, ¿no da importancia a sus ideas defendidas siempre valerosamente?, es este juego mediático basado en la estrategia del miedo y la desorganización lo que hace que no se produzcan los cambios que deben producirse para que nuestros profesionales no tengan que emigrar y puedan luchar por sus sueños aquí, que los trabajadores no tengan mayores niveles de ingresos y que los autónomos tengan que adoptar montones de medidas para contratar personal poniéndole las cosas más difíciles todavía a los estudiantes que se lanzan al mercado laboral. El juego de roles que se ha estado produciendo en los medios y la política lo único que hace es distraer al votante, y disminuir la participación. Ahora bien, nuevamente: ¿por qué?, es extraño, hay montones de países democráticos que no se dejan engañar ni por el populismo ni ceden a la estrategia del miedo del inmovilismo, y les va bien en materia de economía, Estado de Bienestar, desarrollo sostenible y empleo.

Está de moda una frase de los profesionales del “coach”: “Para que las cosas cambien primero tengo que cambiar yo, para que las cosas mejoren primero tengo que mejorar yo”. Quizás para que la sociedad se transforme, como las corrientes de la socialdemocracia pretenden desde hace épicos tiempos, primero quizás tengamos que transformarnos nosotros como personas individualmente, huyendo de todo aquello que nos desintegra ideológicamente: la corrupción, la irracionalidad, el populismo, el extremismo y la radicalidad (la que hace que cambios radicales no se produzcan), por eso mismo, os reto, sí, os desafío a analizar la historia de la humanidad, a mirar dentro de las ideas que el pensamiento ha iluminado en la mente del Ser Humano, ver cuales han sido aquellas que hoy en día hace que se disfrute de un gran nivel de bienes y tolerancia, y por qué eso es así, no caigamos en las mentiras de los extremos: valemos más, no tengamos tanto temor a reclamar realmente lo que nos pertenece por derecho natural, que es nuestra dignidad y desarrollo como personas, os reto a creer, os reto a cambiar, a utilizar lo que siempre ha servido: el trabajo, y a creer en el tipo de izquierda que siempre ha triunfado de un manera u otra, y ha logrado grandes cosas en España y en el mundo, os desafío a creer en la izquierda de la realidad, no en la del populismo, esta última que es como una canción que critica muy bien, pero no concreta nada y cansa: maduremos, cambiar el mundo es algo muy serio, la política es algo importante, defendamos la democracia y no construyamos una dictadura de inmadurez, “bullying” financiero y comedia mediática, pero donde nada cambia. Os reto a creer en la verdadera canción: a escuchar buena música, a cambiar y a provocar cambios: todo es posible, reconstruir el Estado del Bienestar y desarrollar verdaderamente el país también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *