Julio Sanz: “La desaparición del taxi haría perder a las arcas públicas casi 190 millones de euros al año”

La Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) ha anunciado que con la desaparición del sector del taxi en la Comunidad de Madrid, las administraciones dejarían de ingresar anualmente los 187 millones de euros que los taxistas aportan a través de sus impuestos y cotizaciones sociales.

El presidente de la federación, Julio Sanz, auguró que el taxi desaparecerá en un plazo de 10 años si se producen los cambios legislativos que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) pide para favorecer la entrada de grandes multinacionales que ofrecen servicios de transporte de viajeros a través de VTCs (alquiler de vehículos con conductor) sin ninguna protección para el usuario.




El presidente aseguró que su sector, solo en la Comunidad de Madrid, aporta a las administraciones públicas 90,6 millones de euros en cotizaciones sociales, 17 millones de euros a través del IRPF, 28,7 millones de euros con el IVA, 50 millones de euros en impuestos indirectos (carburantes) 7 un millón de euros a través del impuesto municipal IVTM (impuesto de circulación).

“Esta es la verdadera economía colaborativa, la que mantiene a unas 24.000 familias en la Comunidad de Madrid y la que contribuye con sus impuestos a mantener el Estado de bienestar. Sin embargo, dejará de existir en unos 10 años si sigue siendo atacada como hasta ahora”, explicó Sanz. En este sentido, el presidente recordó que las grandes multinacionales que ahora amenazan la supervivencia del sector, operando bajo la fórmula de las VTCs, tienen sus sedes en el extranjero (Holanda) y no contribuyen con sus impuestos en España.

Otras profesiones afectadas

Por otra parte, según el presidente de la FPTM, con la desaparición de este sector, no solo se verán perjudicadas la Administración y las familias de sus trabajadores, sino que también otros sectores directamente implicados con su actividad como son las estaciones de servicio, que dejarán de recibir anualmente los 86,2 millones de euros que los taxis aportan en la actualidad, o los talleres de mecánica que tampoco recibirán los 19,7 millones de euros anuales que gasta el sector.

Por su parte, los fabricantes de vehículos dejarán de percibir los 49,5 millones de euros al año que el taxi les aporta y las aseguradoras los 20,6 millones de euros. En suma, según informó el presidente, la aportación económica del sector del taxi a la economía madrileña se estima en 376.061.008 millones de euros lo que equivale al cerca de 0,2% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad de Madrid.

Repercusiones para la ciudadanía

Además, el máximo representante de la FPTM explicó que si el taxi desapareciera, la población dejaría de contar con un servicio de transporte de puerta a puerta seguro, con un precio fijo y de calidad.

Y es que según recordó, “las tarifas del taxi son fijadas por el Ayuntamiento y no varían en función de la oferta y la demanda lo que supone una garantía para el usuario que sabe que siempre pagará lo mismo por un mismo trayecto”. Sin embargo, informó de que “las compañías que amenazan al sector ya operan en otros países y en circunstancias de alta demanda (determinadas horas, acontecimientos culturales, deportivos etc.) incrementan sus tarifas hasta 20 veces”.



Por otra parte, recordó que los taxis cuentan con un seguro de responsabilidad civil que cubre al usuario ante cualquier accidente, imprevisto etc. y disponen de conductores que han tenido que aprobar una serie de exámenes y pruebas para poder realizar su actividad, como por ejemplo, presentar un certificado que garantice que no tiene antecedentes penales.

Por el contrario, compañías como Uber ya han tenido que enfrentarse a más de 170 denuncias por acoso sexual de los conductores a los clientes (datos reconocidos por la propia empresa), por lo que el presidente aseguró que “montarse en uno de estos coches, es como meterse en el coche de cualquier extraño”.

Además, afirmó que los taxis llevan años adaptando sus flotas para que éstas sean respetuosas con el medio ambiente, y para ofrecer un servicio de transporte de puerta a puerta para las personas con discapacidad. “¿Qué pasará cuando las grandes empresas tengan que ofrecer estos servicios que les resultarán menos rentables ya que los vehículos adaptados y ecológicos son más caros”, preguntó el presidente.

Asimismo, recordó que los últimos protocolos anticontaminación prohíben la entrada a la almendra central de la capital a los vehículos que no sean ecológicos en los episodios de alta contaminación, por lo que explicó que en el caso de que el taxi finalmente desaparezca, los ciudadanos se quedarían en estas circunstancias sin poder utilizar su vehículo propio y sin servicio de transporte de puerta a puerta.

Deja un comentario