Evitar la exposición directa al sol, ropa de algodón, sombreros y gafas de sol, consejos para los bebés este verano

Los efectos del sol son, en muchos aspectos, beneficiosos para la salud. Sin embargo, según la Asociación Española de Pediatría (AEP), en los últimos años se ha detectado un aumento significativo de los casos de cáncer de piel entre las personas de raza blanca. “Está comprobado que las radiaciones solares, además de causar quemaduras, envejecimiento cutáneo precoz y desarrollo de cataratas oculares, producen efectos cancerígenos sobre la piel”, apunta.

Los expertos recuerdan que los bebés y los niños menores de 3 años son los más sensibles a los efectos nocivos de estas radiaciones, debido a que su piel es más sensible, delicada y finca, por lo tanto, más permeable a sustancias de las cremas que pueden ser perjudiciales y provocarles reacciones como alergia o irritaciones. Por ello, si se lleva a un bebé a la playa, especialmente menor de 6 meses, recomiendan no solo no exponerle a la luz directa del sol, sino evitar aplicarle protector solar.

Entre las medidas de fotoprotección más importantes que deben tenerse en cuenta, especialmente con los bebés, el doctor Alejandro López Escobar, jefe clínico del servicio de pediatría del Hospital Vithas Madrid La Milagrosa, destaca algunas como “evitar la exposición directa y prolongada al sol; buscar sombras en espacios abiertos o utilizar una sombrilla; protegerles con prendas de ropa de algodón, sombreros, gafas de sol oscuras y con filtro para rayos ultravioleta, y en el caso de los niños también  aplicarles cremas solares resistentes al agua y con factor de protección alto”. Además, recuerda que estas medidas de precaución también deben adoptarse en los días nublados, ya que las nubes permiten el paso de la radiación ultravioleta.

Gafas de sol, también para bebés y niños

Durante las vacaciones de verano, los niños pasan mucho tiempo al aire libre, por lo que reciben una mayor cantidad de radiación solar que los adultos. En ese sentido, el Dr. López Escobar señala que, “igual que hacen los mayores, niños deben utilizar gafas de sol para proteger sus ojos frente a las radiaciones ultravioletas. Además, esta medida evita que pueda entrar algún cuerpo extraño en los ojos, como la arena”.

La AEP explica que las radiaciones ultravioletas A y B del sol, “al igual que alteran y dañan la piel, pueden ser muy nocivas para los ojos, pudiendo afectar a la córnea (queratitis) y, a largo plazo, llegar a dañar la retina”. Por ello, el Dr. López Escobar aconseja que los niños utilicen gafas de sol a partir del primer año de vida: “No olvidemos que, aunque las gorras o sombreros pueden proteger de la radiación directa en el ojo, no protegen de la parte de la radiación que se refleja en el suelo, la arena, la nieve o el agua”.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *