El PSOE solicita una Comisión para estudiar el caso de las menores prostituidas que residían en centros de protección de la Comunidad de Madrid

El PSOE de la Comunidad de Madrid (PSOE-M) ha registrado hoy en la Asamblea de Madrid una petición formal para solicitar una Comisión de estudio por el caso de las diez menores presuntamente tuteladas por la Comunidad de Madrid, que residían en centros de protección gestionados por el Gobierno regional (al menos cinco) y que fueron explotadas sexualmente por una mafia. Además, el PSOE-M propone iniciativas para la protección de las menores a cargo de la Comunidad de Madrid.

Jesús Celada, portavoz socialista adjunto, ha incidido en que «es un tema que nos preocupa mucho y no sirve abordarlo en una única sesión, requiere un estudio pormenorizado y por ello consideramos que una Comisión de Estudio es la fórmula más garantista para aportar soluciones cuanto antes».

«Llevamos años de retroceso en el sistema de protección de menores en la Comunidad de Madrid, con centros saturados, con menos personal, y vemos con preocupación que en los presupuestos 2022 olvidan a los menores y su atención individual», ha apuntado Celada.

Por su lado, Lorena Morales, portavoz de Políticas Sociales del PSOE madrileño, ha expuesto que «el caso de las menores prostituidas ha puesto de manifiesto que el sistema de protección a la infancia en la Comunidad de Madrid tiene grandes deficiencias, y por eso desde el Grupo Socialista, además de la Comisión de estudio vamos a proponer iniciativas como recuperar la figura del Defensor del menor, que eliminó el PP en 2012, recuperar los tutores de calle, los proyectos de iniciación a la vida independiente, más plazas de autonomía, y aumentar las plazas del piso para menores tuteladas prostituidas que solo tiene 5 plazas y son insuficientes».

Diez menores prostituidas

Al menos cinco de las diez menores de edad prostituidas en Madrid y liberadas por la Policía Nacional, en el marco de la Operación Sana contra la explotación de menores con fines sexuales y de tráfico de drogas, residían en centros de protección de menores de la Comunidad.

Según investigaciones de la Policía Nacional, y tal y como ha señalado la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, se vincula a cinco de las diez menores con centros de menores de la Comunidad de Madrid, otra con un centro de Guadalajara, mientras que al menos otra vivía con su familia.

En un principio, el Gobierno regional insistió en que era un caso ajeno a sus centros y que ninguna de las víctimas de esta mafia estaba tutelada por la Comunidad. Sin embargo, ahora se sabe que cuatro estaban (y están actualmente residiendo) en el centro de menores de Picón del Jarama, en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama y especializado en adicciones, mientras que otra estaba en el centro de primera acogida de Hortaleza.

La declaración a la Policía de una de las menores que fue presuntamente prostituida fue fundamental en el desmantelamiento de la red de proxenetas. Se trata de una niña de 13 años de edad, que al parecer fue vendida por su padre a cambio de dos bolsas de cocaína. Posteriormente fue retenida en un piso-zulo de Puente de Vallecas donde los arrestados la «enganchaban» a la droga, concretamente a la cocaína, y la obligaban a prostituirse.

Otra de las niñas de tan solo 14 años de edad era ofrecida en páginas de prostitución de Internet con su teléfono móvil para contactar con ella. Era explotada sexualmente en un chalet del municipio madrileño de Fuentidueña de Tajo.

37 detenidos y 10 niñas liberadas en Usera y Puente de Vallecas

Agentes de la Policía Nacional detuvieron tras varios meses de investigaciones a 37 personas que formaban un grupo criminal dedicado a la explotación sexual de menores de edad, de entre 14 y 16 años, en la ciudad de Madrid. Además de prostituirlas, también las utilizaban para la venta de sustancias estupefacientes. En los registros que se realizaron, los agentes localizaron un zulo en Puente de Vallecas donde los arrestados explotaban sexualmente a las menores y se intervinieron varios efectos como droga, material informático, armas y dinero.

La inmensa mayoría de los 37 detenidos eran dominicanos, aunque hay cuatro marroquíes y varios rumanos, nigerianos, españoles y cubanos, con edades comprendidas entre los 18 y los 57 años. Están acusados de los delitos de agresión sexual, prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil, detención ilegal y delito contra salud pública y 8 ya han ingresado en prisión.

La investigación comenzó el pasado mes de abril cuando los agentes tuvieron noticias de que una menor de edad se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia y que durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes. Los investigadores descubrieron que otras menores, con las que compartía lugar de residencia, se encontraban en la misma situación. Contactaban con ellas a través de redes sociales ganándose su confianza y posteriormente las utilizaban para ofrecer servicios sexuales a clientes a los que suministraban sustancias estupefacientes.

En algunos casos, las obligaban a distribuir ellas mismas la droga a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores. En otras ocasiones, los detenidos las trasladaban a un conocido polígono de la capital donde ofrecían a los compradores del estupefaciente mantener relaciones sexuales con ellas.

Una de las víctimas estuvo tres días retenida en un narcopiso de Usera

Los policías tuvieron conocimiento de que una de las menores permaneció durante tres días encerrada en una habitación de un narcopiso del distrito madrileño de Usera regenteado por una de las detenidas. Allí el procedimiento era el mismo, cuando entraban los clientes para adquirir su dosis, esta mujer les daba la posibilidad de tener sexo con la menor.

En un momento de descuido, la víctima logró zafarse y pidió ayuda en un estanco próximo desde donde avisaron a la Policía Nacional. Incluso llegó a hacer un dibujo a mano donde la explotaban sexualmente y la drogaban con cocaína y cocaína base.

También descubrieron que uno de los mayores responsables de este entramado criminal había solicitado los servicios de una de las menores. Para ello, él mismo reservó un vehículo con conductor para que la trasladase desde el narcopiso hasta su vivienda y, una vez allí, él y otros tres varones abusaron sexualmente de la menor.

Un zulo oculto en una peluquería del distrito de Puente de Vallecas

Tras identificar a todas las personas implicadas, siendo tres de ellas mujeres, se desarrolló un operativo policial para su detención a finales del pasado año en el que participaron unos 150 agentes de Policía Nacional. Entre los registros realizados en domicilios y viviendas ocupadas, destaca una peluquería la cual contaba con un zulo oculto sin iluminación y con una cama donde, al parecer, se llevaban a cabo las prácticas sexuales.

Además descubrieron una cámara fotográfica la cual están analizando por si pudiera contener material pornográfico de las menores. Entre lo intervenido también se encuentran sustancias estupefacientes, útiles para su venta y consumo, un arma de fuego, un machete, dinero en efectivo y diverso material informático.

La operación culminó con la liberación de las diez víctimas, todas españolas salvo una dominicana y una rumana, y con un total de 37 personas detenidas como presuntas responsables de los delitos de agresión sexual, prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil, detención ilegal y delito contra salud pública. Una vez pasaron a disposición de la autoridad judicial se decretó el ingreso en prisión de ocho de ellos.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *