Platos y mamparas de ducha: la alternativa segura, higiénica y moderna que ampliará nuestro baño

Muchas personas han decidido cambiar su tradicional bañera por un plato de ducha. Nos podrá parecer algo innecesario o incluso muy costoso pero, nada más lejos de la realidad. Las ventajas de hacerlo son muchas y no implican realizar una gran reforma, aunque darán a nuestro cuarto de baño un aire diferente, moderno y práctico.

Test de claidad del sueño

Uno de las principales motivos que nos pueden llevar a cambiar nuestra bañera por un plato de ducha es el ahorro: el agua potable es un bien escaso y la tradicional bañera requiere de mucho más consumo de este preciado elemento, lo que supone un importante inconveniente de cara a nuestro bolsillo y al medio ambiente. Además, cambiar la bañera nos permite arrancar el día con una estimulante y energética ducha que precisa poco tiempo.

Otra buena razón para tener un plato de ducha es la seguridad: tienen un mucho más fácil acceso que una bañera y en una casa con niños, personas mayores o con movilidad reducida, eso es un buen punto a favor, especialmente las que están a ras de suelo. Y si se le suma una mampara de ducha, la seguridad será completa.

Esa misma facilidad para acceder al plato de ducha facilita su limpieza, algo que también es muy importante. Una limpieza sin riesgo de caerse y más fácil de acceder hace que sea más cómoda y sencilla. Finalmente, otra de las principales razones es el espacio. Cambiar la bañera por un plato de ducha nos hará ganar espacio: ocupan menos y harán que nuestro baño parezca más grande de lo que es.

Pero el plato de ducha no es el único elemento que puede cambiarnos la vida a mejor: las mamparas de ducha son otro elemento que nos hará más sencilla esta tarea de limpieza e higiene personal a la que dedicamos miles de horas a lo largo de nuestra existencia. Las hay de muchos tipos y formas, con tecnologías de última generación en anti vaho y anti cal.

Las mamparas de ducha son un invento relativamente reciente, que se remonta a hace apenas unos 40 años. Los motivos para instalar una mampara de baño son similares a las del plato de ducha. Las tradicionales cortinas de baño son algo del pasado, además de ser un sistema para la protección frente a la salida del agua que tiene muchos inconvenientes: no evitan totalmente la salida del agua de la bañera ni del plato de ducha, algo que una mampara hace al 100%.

Además, las cortinas son poco higiénicas, ya que provocan moho y al ser textil acumulan bacterias y malos olores, algo que con una mampara no ocurre. Actualmente, las mamparas de baño frontales y con sistema de apertura y cierre llamado «de corredera» son las que más se instalan. Las razones no son pocas: evitan salpicaduras y tampoco se amarillean ni estropean con el paso del tiempo.

Las mamparas de baño ganan por goleada a las cortinas en otros aspectos como la estética, además de ofrecen una mayor sensación de amplitud y de limpieza en el cuarto de baño. Son muy seguras, en caso de caerse aguantan el pero, son mucho más fáciles de limpiar y en el mercado hay modelos y precios para todos los gustos y bolsillos.

Hospital

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *