El Ayuntamiento de Madrid pide precaución con el arbolado ante la previsión de fuerte viento este viernes

Puedes seguir todas las noticias de actualidad que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) advierten de que mañana viernes la borrasca Hortensia podría provocar rachas de viento de hasta 85 kilómetros por hora en la capital.

Ante este aviso, el Ayuntamiento de Madrid pide a los ciudadanos extremar la precaución y evitar transitar por avenidas y calles que albergan árboles de gran porte, ya que el viento podría desencadenar el desprendimiento de algunas ramas y árboles que han sufrido daños tras el paso de la nevada que dejó Filomena.

El pasado 12 de enero, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, aprobó un decreto a través del cual parques municipales, instalaciones recreativas infantiles y deportivas de la ciudad se mantienen cerrados hasta que se lleven a cabo las labores de inspección del arbolado y se pueda garantizar la seguridad de los ciudadanos.

De forma paralela se dio luz verde a un contrato de emergencia que entró en vigor el pasado jueves para incrementar la plantilla de Zonas Verdes con un extra de 1.100 efectivos (hasta 3.500) para labores intensivas de limpieza de restos caídos, revisión, poda y retirada del arbolado dañado, estimado en 700.000 ejemplares, más de 150.000 situados en los ejes viarios y zonas verdes. Este operativo se mantendrá hasta el 5 de marzo.

De las 5.000 calles con arbolado que Madrid tiene, el Ayuntamiento ya ha actuado  en más de 1.600. Los 3.500 trabajadores especializados han intervenido en las zonas más críticas: los ejes viarios, donde podrían estar afectados más de 50.000  ejemplares, la mayoría coníferas y pinos.

La nevada caída durante 30 horas consecutivas desde el pasado 8 de enero ha provocado que algunos árboles, que no han crecido habitualmente bajo cargas de nieve no estuviesen adaptados para soportar los pesos extraordinarios.

Además de los daños visibles, se constatan riesgos latentes derivados de la acumulación de agua en oquedades de los árboles. Con las heladas de los últimos días, en algunos de ellos se puede haber producido el efecto cuña con los consiguientes desgarros, las ramas rotas retenidas en la trama de las copas han quedado expuestas a la acción del viento y la humedad del suelo próxima a la saturación es un factor de vuelco en árboles cuyo sistema radicular es más superficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies