El Retiro y la Casa de Campo no abrirán antes de dos meses y Almeida pide «precaución absoluta» ante las previsiones de fuertes vientos

Puedes seguir todas las noticias de actualidad que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que tanto el parque de El Retiro como la Casa de Campo no abrirán antes de dos meses debido al proceso de revisión del arbolado que se deberá de acometer tras el temporal Filomena.

Así lo ha indicado en una entrevista a Telemadrid recogida por Gacetín Madrid. «Los parques permanecerán cerrados sine die. Antes de dos meses será complicado por razones de seguridad para los peatones», ha explicado

Además, Almeida ha advertido del aviso por tormentas con fuertes vientos previsto a partir del miércoles, por lo que ha pedido precaución a los madrileños con posibles caídas de ramas. Aunque se calculan 7 litros por metro cuadrado, lo que más preocupa al Ayuntamiento son las rachas de viento, que podrían alcanzar los 60 kilómetros por hora el jueves. Por ello, ha pedido «precaución absoluta».

Ante este peligro de desprendimientos, el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha dado luz verde a un contrato para ampliar la plantilla hasta 3.500 operarios y sumar 495 medios mecánicos adicionales (plataformas móviles para poda, camiones para retirada de restos, biotrituradores) para dichos trabajos. Así, hasta 110 equipos se desplegarán en los 21 distritos hasta el próximo 5 de marzo.

Miles de árboles dañados

En los grandes parques históricos, como es el caso de El Retiro y la Casa de Campo, los daños provocados por la nevada han sido mayores que en los parques singulares o los situados en el eje viario. En la Casa de Campo, con una estimación del 64% de los árboles dañados (más de 250.000), los más afectados son pinos piñoneros y encinas, y en El Retiro, con una estimación del 68% (unos 17.400), son los pinos piñoneros además de los cedros.

En el eje viario, alrededor de 150.000 árboles están afectados por la nevada, lo que supone el 20% del total. El grado de afectación de los árboles depende de cada caso y se estudia árbol a árbol qué hacer al respecto. De todos los árboles afectados, será un porcentaje mínimo el que se tenga que talar totalmente ya que en la mayoría de los casos se podrá podar las ramas que representan un peligro y, aunque cambien su aspecto estético, el árbol continúa con su proceso vital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies