El PSOE denuncia que se sustituyan por barracones las ampliaciones por fases del CEIP Margaret Thatcher (Barajas)

Puedes seguir todas las noticias de actualidad de Barajas que publicamos desde Gacetín Madrid a través de nuestro canal en Telegram >> enlace

La concejala socialista Mercedes González en el distrito de Barajas ha presentado una proposición al Pleno del distrito para que culmine el proyecto de construcción del CEIP Margaret Thatcher. Este colegio, construido por fases en contra del criterio del PSOE, está pendiente de una tercera fase que debía terminar con nuevas aulas, una ampliación del patio y un polideportivo.

“A finales de octubre, el centro amaneció con unos barracones que nadie había pedido”, ha explicado González, “cuatro módulos prefabricados que han costado un total de 367.417,71 euros, que no son aulas y no reúnen condiciones”.

Como lo que son, “casetas de obra”, los barracones “se asientan sobre cemento y son espacios en los que se pasa mucho frío y mucho calor”, por lo que González espera que se inste a la Comunidad a construir lo que falta del centro en el menor plazo posible. “No sigamos haciendo de este colegio un centro fantasma, y ampliémoslo como las familias se merecen”, ha explicado, “suplicaron un colegio, y les costó mucha lucha”.

Faltan aulas desde 2005

La falta de aulas en el barrio se remonta al curso 2005/2006, cuando las aulas existentes no crecían al ritmo que lo hacían las viviendas y la natalidad, que llegó a situar al distrito, en el año 2009, como el segundo en porcentaje de población infantil de toda la ciudad. De entre las parcelas vacantes, la Consejería de Educación eligió la situada en la calle Babilonia, “que acabó cedida gratuitamente a un colegio concertado católico”, recuerda la concejala.

“El colegio público fue finalmente ubicado en una parcela del Ensanche de Barajas, con la excusa de que iban a venir muchos niños de Valdebebas que, por supuesto, nunca llegaron”, explica.

A esa nueva parcela se le asignó la construcción del futuro colegio, que iba a llamarse Nuevo Barajas, donde llegaron a matricularse 17 niños que tuvieron que ser acogidos en el Calderón de la Barca. Y la Comunidad, «en vez de avanzar en el proceso de adjudicación y construcción del primero para abrir cuanto antes, puso toda su celeridad en renombrar a este colegio como Margaret Thatcher, una ferviente luchadora de lo público”, ha ironizado González.

“Dos cursos estuvieron los 17 alumnos primero y 23 después, junto a sus 3 docentes, alojados de forma provisional dado que las obras no se terminaban”, ha recordado. La constructora que iba a edificar el centro abandonó las obras, que salieron nuevamente a concurso hasta que, al fin, en septiembre de 2015, el colegio abrió sus puertas, aunque pronto se quedó pequeño: “En 2018, la sala multiusos hacía las veces de comedor y la biblioteca se dedicaba a gimnasio, la ampliación de la segunda fase no llegó y tuvieron que esperar un curso más”.

El centro sigue a la espera de una ampliación que se está llevando a cabo con barracones, que pueden acabar siendo definitivos. “No abramos otro negro episodio de la historia interminable de este centro educativo y cumplan con lo prometido”, ha pedido la edil, “no sigamos haciendo de este colegio un centro fantasma, y ampliémoslo como las familias se merecen”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies