Opinión: ‘ Barajas recoge los frutos del gobierno de Manuela Carmena’, por Jesús González

por Jesús González, vocal de Más Madrid en la Junta Municipal de Barajas.

El buen hortelano garantiza que el suelo sea fértil, cuidando el cultivo, con paso lento pero firme sin pensar en quién pueda venir detrás. De esta forma lo sembrado prospera para que en la siguiente cosecha pueda recogerse un buen fruto.

El gobierno de Manuela Carmena llegó al Ayuntamiento de Madrid encontrándose un terreno pobre, sin nada que pudiese recogerse. Un cuarto de siglo del Partido Popular, de gasto incesante y desproporcionado, había generado tal deuda que ningún nuevo proyecto estaba en marcha cuando Manuela alcanzó la alcaldía.

El PP, como el mal horticultor, había dejado un suelo yermo, infértil y seco que durante cuatro años costó mucho esfuerzo recuperar.

Los resultados de una buena gobernanza se recogen con el tiempo, y es frecuente que un proyecto iniciado por un equipo de gobierno termine finalizándose cuando el siguiente lo ha sustituido debido a los tiempos de los procesos administrativos.

El distrito de Barajas ha visto entre 2019 y 2020 cómo se han mejorado sus zonas verdes, como la situada en las inmediaciones del jardín de El Capricho o las que actualmente se están adecentando en el barrio de Timón, o cómo se han clausurado alcorques que no podían replantarse y que suponían un peligro. Pronto también se ejecutarán mejoras de accesibilidad en calles como Bergantín, Bahía de Cádiz, Balandro con Falúa o Playa de Riazor.

Estas actuaciones recibieron el impulso político necesario para su inicio bajo el mandato de Manuela Carmena, proyectándose y presupuestándose la pasada legislatura.

También es reseñable el inmenso esfuerzo realizado por Marta Gómez, anterior Concejala-Presidenta de Barajas, para lograr que el distrito tuviese nuevos espacios en los que las entidades vecinales pudiesen realizar su trabajo, y que recientemente, gracias a un largo proceso de cesión de la EMVS al distrito, han podido habilitarse.

El ejemplo más claro de este trabajo de impulso político lo tenemos en el barrio del Aeropuerto, que tras décadas de abandono hoy ve cómo sus edificios se rehabilitan y cómo las calles se reurbanizan gracias a los proyectos iniciados y tramitados por el gobierno anterior.

Ante esto, PP y Ciudadanos, como el mal alumno que copia al compañero, se atribuyen todo el trabajo recibido, intentando engañar a la ciudadanía madrileña para hacerla creer que lo que hoy se ve es mérito exclusivamente de su gestión.

Así, y según su imaginario, construyeron el estadio de atletismo de Vallehermoso en tan solo un mes o, en el caso de Barajas, completaron la expropiación de terrenos en el barrio del Aeropuerto en medio año o llevaron a término la tramitación administrativa de un gran proyecto de rehabilitación de zonas verdes del barrio de Timón en sólo uno.

Un gobierno responsable debería ser capaz de reconocer quién impulsó los proyectos que recibe, pero reconocer esos logros implicaría aceptar públicamente los engaños que durante toda una legislatura fueron difundidos por aquellos que hicieron de la retórica de la ‘mala gestión’ su principal arma contra un gobierno, el de Manuela Carmena.

Ya habrá tiempo de comprobar si el nuevo cultivo da buenos resultados y deja un buen legado a la ciudadanía en los próximos años.

De momento, Barajas continúa recogiendo los frutos del trabajo de escucha, planificación, presupuestación y tramitación realizado por el anterior equipo de gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies