El delegado del Área de Economía, Innovación y Empleo, Miguel Ángel Redondo, ha destacado hoy, en el Día Mundial Antifalsificación, “el firme propósito del Ayuntamiento de Madrid con la lucha contra la venta ilegal y de falsificaciones”.

Test de claidad del sueño

Redondo ha recalcado que la campaña del Consistorio ‘¿Qué se esconde tras una falsificación?’, presente en distintos medios de comunicación y en el mobiliario urbano, “ha supuesto un importante esfuerzo en recursos” con el objetivo de “concienciar a la ciudadanía de la importancia de hacer un consumo responsable”.

La campaña, que cuenta con la participación del Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias, mediante la intensificación de presencia de control policial, se ha puesto en marcha en colaboración con la Asociación para la defensa de la marca (Andema) para que los ciudadanos sean conscientes de los grandes perjuicios de la distribución y venta de productos falsificados y las enormes pérdidas que supone para las marcas.

En España, la venta durante la pandemia de la COVID-19 de mascarillas y otros productos sanitarios y de protección no homologados ha puesto de manifiesto los grandes peligros a los que se expone el consumidor cuando adquiere productos falsificados. Además, el Informe de Situación de 2020 de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) sobre la vulneración de los derechos de la propiedad industrial, señala que los europeos que consumen productos falsificados están expuestos a peligros como el contacto con productos químicos nocivos, asfixia, descargas eléctricas y una gran variedad de lesiones.

Pérdidas millonarias y destrucción de empleo

Según los datos revelados por la EUIPO, cada año se pierden en la Unión Europea hasta 19.000 millones de euros debido a la venta de falsificaciones de productos que tienen especial incidencia en la salud y seguridad de los consumidores, como son los sectores de los cosméticos y el cuidado personal, del vino y las bebidas espirituosas, el farmacéutico y el sector de los juguetes y los juegos.

Si extendemos el impacto a otros sectores, las falsificaciones provocan en la UE pérdidas en ventas por valor de 50.000 millones de euros al año, lo que causa la destrucción de 416.000 puestos de trabajo.

La información revelada por la EUIPO señala también que es cada vez mayor la relación entre los grupos de delincuencia organizada y el comercio de productos falsificados. Un hecho que destaca la campaña del Ayuntamiento de Madrid con la afirmación “No seas cómplice. Solo ganan las mafias”.

Redondo ha insistido en la necesidad de llevar a cabo campañas de sensibilización y divulgación porque “el consumidor, y más en temas relacionados con su salud, debe saber qué compra y tener la total garantía de los creadores y sus marcas”.