El Ayuntamiento de Madrid dotará a sus policías municipales de pistolas táser

El taser dispara dos dardos que contienen los electrodos que se conectan con el arma mediante unos alambres de metal, enviando cargas eléctricas a los electrodos que al ser proyectados sobre una persona descontrolan los músculos motores incapacitándola.

Test de claidad del sueño

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado en el Pleno de Cibeles celebrado esta mañana de martes, 24 de septiembre, que se van a iniciar los trámites para dotar a la Policía Municipal de dispositivos eléctricos defensivos de control, conocidos como táser.

Por su parte, la portavoz y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, ha manifestado que se ha optado por estos sistemas para que “en casos en los que hay que hacer un uso proporcional y garantista de la legítima fuerza que tiene la policía, se haga con el menor daño posible”.

Estos sistemas de defensa proporcionan una alternativa moderada en situaciones en las que se deba hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego. Los dispositivos son incapacitantes y emplean alto voltaje y baja intensidad, lo que provoca que los músculos de quien recibe la descarga se contraigan involuntariamente mediante parálisis temporal.

La previsión del Ayuntamiento es adquirir, lo antes posible, más de 200 dispositivos, para repartirlos entre las 22 unidades de Policía Municipal de distrito, con una inversión total de aproximadamente 500.000 euros. Para su uso, los agentes serán instruidos y deberán superar una capacitación específica. Además, los coches policiales portarán una cámara que permita registrar en vídeo cualquier intervención en la que se emplee este equipo eléctrico.

Un arma de electrochoque es un arma diseñada para incapacitar a una persona o animal mediante descargas eléctricas que imitan las señales nerviosas y confunde a los músculos motores, principalmente brazos y piernas, inmovilizando al objetivo temporalmente. Una de las más conocidas es el táser o pistola eléctrica (llamada también pistola de corriente), que dispara proyectiles que administran una descarga eléctrica a través de un cable.

El táser ha recibido fuertes críticas por parte de organizaciones de derechos humanos,​ así como por el Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas, que dictaminó que el uso de armas táser provoca un dolor intenso, constituye una forma de tortura, y en algunos casos, puede incluso causar la muerte.

El taser moderno dispara dos dardos que contienen los electrodos que se conectan con el arma mediante unos alambres de metal. El arma envía las cargas eléctricas a los electrodos que al ser proyectados sobre una persona descontrolan los músculos motores incapacitándola. Al principio los efectos de los primeros modelos tenían una cierta dificultad para traspasar la ropa gruesa, pero los últimos diseños son capaces de traspasar un chaleco antibalas.

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *