El Gregorio Marañón participa en el desarrollo del primer fármaco contra la alergia al cacahuete

  • Es una inmunoterapia oral que evita reacciones por ingestas accidentales.
  • Este trabajo, publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, ha incluido 550 pacientes, la mitad niños.

El Servicio de Alergología del Hospital Gregorio Marañón, que dirige José Manuel Zubeldia, participa en el desarrollo del primer fármaco para el tratamiento de la alergia al cacahuete, mediante inmunoterapia oral. Se trata del estudio multicéntrico internacional más importante hasta la fecha, realizado con la participación de la Sección de Alergia Infantil del Marañón.

En esta investigación han participado más de 550 pacientes de hospitales de Estados Unidos y de Europa, de los cuales más de la mitad eran pacientes entre 4 y 17 años, con antecedentes de alergia a este alimento. Hasta un 96% de los pacientes tratados pueden tolerar cantidades equivalentes a un cacahuete, lo que supone menor riesgo de presentar reacciones alérgicas en caso de ingestas accidentales.

El trabajo publicado en The New England Journal of Medicine ha sido seleccionado por esta prestigiosa publicación como uno de los mejores artículos del año pasado. “PALISADE” es el nombre de este ensayo clínico, cuyo objetivo ha sido desarrollar un medicamento que aumente la tolerancia inmunológica a este alérgeno. De esta manera, en caso de ingerir accidentalmente cacahuete o alimentos que lo contienen, se evitan reacciones alérgicas impredecibles que en ocasiones ponen en peligro la vida de las personas que padecen este tipo de alergia.

“El cacahuete es un alimento muy alergénico ya que produce reacciones alérgicas graves como anafilaxias con mínimas cantidades, siendo los niños, adolescentes y adultos jóvenes los más perjudicados” aclara Cristina Morales, médico del Servicio de Alergología del Gregorio Marañón y una de las participantes de este estudio junto a Sonsoles Infante, Alberto Álvarez-Perea, Victoria Fuentes, Lydia Zapatero y Paula
Cabrera, y cuyo investigador principal de este trabajo es José Manuel Zubeldia, jefe del Servicio del Hospital.

Proceso de desensibilización

En este estudio se lleva a cabo un tratamiento de inmunoterapia oral, en el que se realiza un proceso de desensibilización, administrando cantidades progresivamente crecientes del alimento hasta llegar a una dosis de mantenimiento que el paciente es capaz de tolerar. Se ha diseñado en cápsulas y sobres que contienen las dosis de proteína de cacahuete adecuadas a cada fase del estudio.

“Los resultados han sido muy buenos”, según Cristina Morales, “hasta un 80% de los niños entre 4-17 años, que completaron el tratamiento toleraron una dosis de 300 mg de proteína de cacahuete, cantidad equivalente a un cacahuete, y un 75% una dosis de 600mg. Esto se traduce en que el paciente podría tolerar trazas ocultas e ingestas accidentales, que causan, frecuentemente reacciones graves”.

Los Alergólogos del Hospital Gregorio Marañón han sido seleccionados para participar en este ambicioso proyecto por su contrastado conocimiento en el diagnostico y manejo de los pacientes con alergia a alimentos y por su experiencia clínica en inmunoterapia oral con leche y huevo. En Madrid también han participado los hospitales Niño Jesús y Clínico San Carlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *