Cientos de niños de Carabanchel se quedan sin bañarse por el cierre de la piscina infantil de La Mina

  • La clausura afecta a diversos campamentos de verano, que contaban con la instalación para aliviar el calor de sus pequeños.
  •  La Asociación Vecinal Pradera Tercio Terol, que organiza uno de estos campamentos, se queja de que el Ayuntamiento no ha contratado al preceptivo socorrista a pesar de que conocía sus necesidades desde el mes de mayo.
  • La clausura del vaso afecta a los niños y niñas de 3, 4 y 5 años.

 “Es de vergüenza, algo increíble. Ellos sabían desde el mes de mayo que íbamos a venir y ahora nos encontramos con la piscina infantil cerrada y los niños dando vueltas alrededor sin poder bañarse. Los padres están cabreados, los niños cabreados, los monitores cabreados, un desastre”.

Estas palabras de Antonio Méndez, coordinador del campamento urbano deportivo de verano de la Asociación Vecinal Pradera Tercio Terol, resumen la situación que en estos momentos se vive en el polideportivo municipal La Mina, en Carabanchel. Desde el pasado viernes el vaso para los niños y niñas de 3, 4 y 5 años permanece cerrado “por motivos técnicos”.

Esos motivos no son otros que la falta de contratación de una persona socorrista, según ha asegurado personal de La Mina a las familias afectadas. Antes de esa fecha, la piscina infantil estuvo disponible algunos días alternos, y ahora nadie sabe cuándo volverá a abrir.

El cierre se produce en unos días de altas temperaturas históricos y en pleno desarrollo de los campamentos urbanos de verano. “Nosotros tenemos 180 chavales, de los cuales 70 son menores de 6 años, es decir, 70 niños que en estos momentos no pueden darse un chapuzón en su piscina, a los que hay que sumar otros muchos que vienen de otros campamentos del distrito. En estos días estamos usando el polideportivo más de 500 niños, niñas y monitores de todos estos campamentos”, asegura Méndez.

El campamento que coordina, que da servicio a las familias del colegio público Capitán Cortés y de otros centros del modesto barrio de San Isidro, arrancó el 24 de junio y los padres y madres de los menores de 6 años no conciben que se queden sin piscina durante las cuatro semanas que aún quedan para su finalización.

Su enfado es completamente lógico. El VII Campamento Urbano Deportivo de Verano de la asociación vecinal prometía “piscina todos los días”, y esto es así porque la entidad contaba con el compromiso del Ayuntamiento de Madrid. “Esperamos que no tarden en enviar a un socorrista, como todos los años, porque el cabreo de las familias es mayúsculo”, concluye Antonio Méndez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Este sitio web cumple con la política de cookies y las utiliza para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando por este sitio, asumiremos que está de acuerdo con ello.Para más información consulte nuestra Política de cookies y Política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies