La placa en homenaje a Marcos Ana en Retiro amanece pintada de azul días después de su inauguración

Fernando Macarro Castillo, más conocido como Marcos Ana (Alconada 1920-Madrid 2016), fue encarcelado por el régimen franquista con tan sólo 19 años de edad, desde 1939 hasta 1969.

La placa en homenaje al poeta Marcos Ana, situada en la casa donde vivió del número 30 de la Calle Narváez, en el distrito madrileño de Retiro, ha amanecido este jueves, 4 de abril, cubierta de pintura azu. Además, en una fachada cercana ha aparecido también una pintada en color negro con «Aquí vivió Marcos Ana ¡¡¡Asesino!!!», firmada por ‘JFE’, Juventudes Falangistas de España.

Mauricio Valiente, concejal de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid y portavoz de IU Madrid, ha declarado que «unos miserables han atacado la placa que la semana pasada colocamos desde el Ayuntamiento de Madrid en homenaje a Marcos Ana».

«La placa volverá en breve a recuperar su aspecto inicial. No podrán manchar su nombre, silenciar su lucha ni borrar nuestra memoria», ha anunciado Valiente en respuesta a las pintadas.

El Ayuntamiento de Madrid colocó el pasado 26 de marzo una placa en la casa donde vivió, situada en el número 30 de la Calle Narváez, recordándole como “poeta, comunista y luchador antifranquista” y en la que además se puede leer alguno de sus poemas: “Si salgo un día a la vida, mi casa no tendrá llaves siempre abierta como el mar, el sol y el aire”.

Al acto asistieron Mauricio Valiente, responsable de la Oficina de Derechos Humanos y Memoria Histórica, Willy Meyer, miembro de la Asociación Marcos Ana, y Nacho Murgui, concejal-presidente del distrito Retiro, quien afirmó sentirse “orgulloso de haber tenido un vecino de la talla humana, ética, política y artística de Marcos Ana”. 

Fernando Macarro Castillo, más conocido como Marcos Ana (Alconada 1920-Madrid 2016), fue encarcelado por el régimen franquista con tan sólo 19 años de edad, desde 1939 hasta 1969. Ha sido el preso político que más tiempo permaneció recluido, con 23 años de presidio, por tres asesinatos de los que el poeta siempre se declaró inocente.

Exiliado en Francia, se alineó en las filas del PCE y apoyó a los presos políticos españoles con ayuda de personalidades del mundo de la cultura francesa y españoles exiliados, regresando a España en 1976 tras la muerte de Franco. Durante la Transición, continuó sus actividades dentro del Partido Comunista y fue candidato al Congreso de los Diputados en 1977 por Burgos, sin obtener escaño.

Su poesía ha sido calificada como “poesía de trinchera”, atribuida a «la fuerza de la convicción, la sentida sinceridad poética, la angustia y el miedo del hombre en el presidio». En 2007 publicó “Decidme cómo es un árbol. Memorias de la prisión y la vida”, que trata de la prisión, el exilio y la lucha por la libertad y la democracia.

Entre otras distinciones, obtuvo en 2009, la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo, en 2010 el Gobierno Vasco le otorgó el Premio René Cassin de Derechos humanos y en 2011, le fue concedida la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Fue miembro de la comisión del PCE para la conmemoración del centenario del nacimiento de Miguel Hernández y participó en varios actos de apoyo al juez Garzón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *