Con la llegada de la primavera, el distrito de Centro pone en marcha una serie de medidas destinadas al cuidado del espacio público que se prolongarán hasta después del verano. A lo largo de los meses de calor en los que aumenta el número de visitantes, se refuerzan las actuaciones de sensibilización, control y disciplina para minimizar el impacto del ocio en la vida diaria de las personas residentes.

Test de claidad del sueño

Por segundo año consecutivo la campaña “Salimos sin molestar” sale a la calle. Ubicaciones como Gran Vía o Argumosa lucen desde el pasado 12 de marzo banderolas en las que “gatas y gatos”, animales tradicionalmente relacionados con el silencio y vinculados con Madrid, se acompañan del hashtag #Viveydejadormir. Durante el mes de mayo también se proyectará en los mupis en horario nocturno, de 9.00 horas de la noche a 8.00 horas de la mañana.

El mismo lema transmitirán los mediadores sociales del Área de Medio Ambiente que recorrerán las zonas de ocio en horario nocturno explicando la campaña al público y a profesionales de los establecimientos dedicados al ocio nocturno.

Terrazas

Para estos últimos, el distrito de Centro está produciendo un diseño unificado del plano detalle de las terrazas que en virtud de la Ordenanza Reguladora de las Terrazas de Veladores y Quiscos de Hostelería están obligados a colocar en un lugar visible de su establecimiento.

Esta medida permitirá comprobar con un simple vistazo a usuarios, vecinos, personal municipal y efectivos de la Policía Municipal si el local cuenta con la autorización pertinente para instalar mobiliario en la acera y el número máximo de elementos que se pueden colocar.

Cuatro establecimientos han sido sancionados con el cese de la actividad durante seis meses y un día por los incumplimientos de la orden de retirada de la terraza, en virtud de lo dispuesto por la Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid (LEPAR).

Decomiso de amplificadores

El distrito de Centro cuenta con una regulación específica para la música en la calle que, junto con la normativa medioambiental, pretende ponerla en valor como actividad cultural y al mismo tiempo evitar molestias a los residentes.

Se trata de un acuerdo consensuado por colectivos de músicos y representantes vecinales que genera seguridad jurídica a las partes implicadas, simplifica el modelo de gestión para facilitar su aplicación y cumplimiento y minimiza las molestias a las personas residentes del distrito.

Dicha regulación establece tres tipos de ubicaciones y horarios determinados para poder tocar, respetando en todo caso los límites sonoros establecidos en la declaración de Zona de Protección Acústica Especial:

  1. Áreas autorizadas o calificadas de uso terciario, en las que el horario es de 10.00 a 15.00 horas y de 17.00 a 22.00 horas, ampliándose hasta las 23.00 horas del 15 de junio al 15 de septiembre.
  2. Áreas calificadas de uso residencial, donde no se puede utilizar ni percusión ni amplificación y sólo se permite el formato acústico. En las que el horario será los miércoles, jueves, viernes y domingos, de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas, y en verano de 12.00 a 14.00 horas y de 19.00 a 21.00 horas. Los sábados será de 10.00 a 15.00 horas y de 17.00 a 22.00 horas, ampliándose en verano hasta las 23.00 horas.
  3. Áreas del Rastro autorizadas en el horario del mercado y en sus límites, con las condiciones medioambientales de las áreas de uso terciario y el consenso de comerciantes y vendedores ambulantes del entorno.

Además, una comisión de seguimiento formada por representantes vecinales, colectivos de músicos, Área de Medio Ambiente y Movilidad y Policía Municipal evalúa periódicamente su cumplimiento y modifica las condiciones recogidas en el decreto.

Fruto de esta evaluación, recientemente se han excluido de las zonas autorizadas o de uso terciario la calle Fuencarral y las plazas de Santa Ana, del Ángel, Mayor y Dos de Mayo por las molestias generadas a los vecinos al haberse convertido en puntos de incumplimiento sistemático.

Además, se han iniciado 21 procedimientos sancionadores por las infracciones más graves, como son el incumplimiento del horario, el exceso de amplificación o tocar en lugares no autorizados. Desde este mes estas infracciones llevarán aparejadas medidas provisionales de decomiso de amplificadores no autorizados.

Para facilitar el cumplimiento de esta regulación, una nueva señalética indicará la prohibición de tocar en los puntos en los que los incumplimientos son más frecuentes.

Aseos públicos

Por tercer año consecutivo se están instalando aseos públicos en diferentes ubicaciones. Siguiendo la estela de lo que se hace en otras ciudades europeas en periodo estival, en el caso de Madrid proviene de un mandato ciudadano a través de una propuesta de Presupuestos Participativos de 2016 que solicitaba más urinarios y fuentes públicas.

Se han mejorado la calidad, la estética y el mantenimiento de las cabinas, que funcionarán de jueves a lunes con dos limpiezas diarias. Lucirán carteles adaptados a cada uno de seis barrios del distrito con lemas como “Barrio de Las Letras, no de las letrinas”, “#Measaña no es trending topic”, o “Lavapiés sí, Lavapís no”.

Las ubicaciones, consensuadas con las asociaciones de vecinos La Corrala, Cavas-La Latina, Sol y Barrio de Las Letras, son: parque Casino de la Reina, plaza de Lavapiés, plaza de La Corrala, plaza Juan Goytisolo, plaza Nelson Mandela, plaza Arturo Barea, plaza de la Cebada, plaza Gabriel Miró, plaza de los Carros, calle Barceló, calle Palma esquina con calle San Bernardo, calle Daoiz esquina con calle San Bernardo, plaza Zerolo, calle San Lucas, plaza Cibeles, plaza Neptuno, calle Espoz y Mina con calle La Cruz y calle Atocha.

Nueva señalética

Coincidiendo con la instalación de los aseos públicos, una nueva señalética recordará a los viandantes que está prohibido beber y orinar en la vía pública.

Las nuevas señales viales seguirán el modelo utilizado en la campaña de concienciación de limpieza que el Ayuntamiento de Madrid lanzó en 2015 con mensajes como “sin necesitas una señal para usar la papelera, es ésta” o “suerte es tener un barrio limpio” para reforzar el comportamiento positivo de la ciudadanía y se colocarán en las ubicaciones que propongan los vecinos.