Denuncian la fuga de aguas fecales alertada desde noviembre en unos juzgados de Tetuán

Desde CSIT exigen a la Comunidad de Madrid que arregle «de inmediato» estas instalaciones y que «priorice el gasto para el mantenimiento de las sedes judiciales ya existentes, algunas tan importantes como esta que concentra 46 juzgados civiles».

El sindicato CSIT Unión Profesional ha denunciado este martes, 19 de marzo, el «insoportable hedor» provocado por las aguas fecales en el servicio común de la sede de los juzgados civiles situados en la calle Poeta Joan Maragall, en el distrito madrileño de Tetuán.

Desde CSIT exigen a la Comunidad de Madrid que arregle «de inmediato» estas instalaciones y que, «más allá de las inversiones en nuevos edificios judiciales, priorice el gasto para el mantenimiento de las sedes judiciales ya existentes, algunas tan importantes como esta que concentra 46 juzgados civiles y donde trabajan más de 600 profesionales, además de profesionales externos y ciudadanos».

Aunque, según indican, desde el sindicato se viene alertando de que la fuga de aguas fecales lleva produciéndose desde el mes de noviembre, «la falta de renovación de las tuberías ha agravado la situación que, el pasado jueves 14 de marzo se hizo tan insostenible que tuvieron que cortar el abastecimiento de agua general de todo el edificio porque el hedor ya resultaba insoportable».

Las tuberías que conducen las aguas fecales del edificio judicial de la calle Poeta Joan Maragall y cruzan por los falsos techos de la planta baja están tan deterioradas que, en la sede del Servicio Común existen ya varios puntos en los que el servicio de mantenimiento ha tenido que instalar cubos de agua para retenerlo, algunos de ellos colocados encima del falso techo.

Además del mal hedor y la insalubridad que esto supone, el falso techo se moja hasta que se desploma, lo que ya ha ocurrido en más de cinco ocasiones con «el consiguiente riesgo para los más de 600 trabajadores y la multitud de ciudadanos y profesionales que allí acuden a diario».

Las aguas fecales chorrean hasta el suelo o los cubos instalados en algunos de los puntos afectados; tanto es así que, actualmente, algunas de las zonas del techo se mantienen sin cubrir con las planchas de falso techo para evitar que vuelvan a caer.

Para CSIT los trabajadores «merecen trabajar en las condiciones adecuadas de salud e higiene y por eso, es totalmente inaceptable que la Comunidad de Madrid no dé cumplimiento a la normativa y no haya querido acometer de forma urgente todas las deficiencias estructurales de los edificios judiciales para evitar que lleguen a producirse estas situaciones que perjudican también a los ciudadanos usuarios de este servicio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *