Los vecinos denuncian que el proyecto de la plaza Pedro Zerolo sigue adelante pese al anuncio de paralización

El Ayuntamiento de Madrid anunció el pasado lunes, 11 de marzo, por boca del concejal-presidente de Centro. Jorge García Castaño, que “paralizaba” el proyecto de la plaza Pedro Zerolo «ante las protestas vecinales” y que mantendría reuniones con las partes afectadas para incorporarlas al proyecto.

Sin embargo, cuatro días después, la licitación de este proyecto sigue abierta en la plataforma de contratación del estado (Plataforma contratación – Proyecto Zerolo) y continúa con sus trámites. El Ayuntamiento ha manifestado que no “adjudicará” el proyecto «pero, si es así, ¿qué sentido tiene mantenerlo abierto y dedicar tiempo de nuestros funcionarios municipales (y de nuestro dinero) a abrir las ofertas, analizarlas, valorarlas… de un proyecto que no se va a “adjudicar”? Algo no cuadra», exponen desde la AV Chueca.

Desde esta asociación «nos hemos dirigido al concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, responsable del proyecto, y a la alcaldesa para que nos confirmarán la paralización sin que hasta ahora hayamos tenido respuesta; y la reunión que prometía el Ayuntamiento fue convocada para posteriormente anularse por su parte. Estamos, nos tememos, ante una maniobra de desinformación por parte del Ayuntamiento de Madrid».

Por lo tanto desde esta asociación «mantenemos las acciones de presión contra este proyecto que cambia radicalmente los usos vecinales de esta plaza y empeora la vida de sus vecinos: el sábado 16 de marzo a las 12 horas nos concentraremos en la Plaza Zerolo para exigir la paralización inmediata y real del proyecto y la puesta en marcha de un proyecto participativo. Esta concentración está autorizada por la Delegación de Gobierno».

Desde la AV Chueca anuncian que continúan con la recogida de firmas en Change.org, una campaña que han apoyado más de 1.500 personas, la iniciativa más votada para el distrito Centro en los presupuestos participativos del Ayuntamiento de Carmena apenas llegó a 1.250…, y que continúa sumando adeptos.

«Este Ayuntamiento, que presume de transparente y participativo, está dando una lección de lo contrario. Los vecinos de Chueca no permitiremos que destruya nuestro barrio y nuestra convivencia y por eso el sábado estaremos a las 12 en Pedro Zerolo, para decirle a Manuela Carmena que nos oponemos a este proyecto de reforma, que queremos una plaza vecinal, y que Plaza se escribe con P de Participación», advierten.

El pasado 8 de febrero, el Ayuntamiento de Madrid publicó el concurso de licitación para ejecutar el proyecto de reforma de la plaza Zerolo, en el distrito madrileño de Centro, a través del cual, y según denuncia la Asociación Vecinal de Chueca, “Carmena y su equipo han decidido unilateralmente, en contra de la mayoría de los vecinos de la plaza, del entorno de la plaza y del barrio”.

Según expone la asociación vecinal, se trata de “un proyecto caro, casi un tercio de lo que ha costado la reforma de Gran Vía; un diseño no accesible, costoso de mantener y con diseño atractivo para el botellón y vandalismo; incluye la reducción a la cuarta parte de la superficie actual la dedicada a zona infantil; y está diseñada como una plaza auditorio/parking y no como un espacio vecinal”.

“El Ayuntamiento, que se jacta de ‘participativo’, no ha contado ni con los vecinos de la plaza ni los del barrio, como ya hiciera con su cambio de nombre, y se encargó, bajo pago, a un arquitecto amigo. El presupuesto ‘desmesurado’ previsto para este proyecto supera los 3 millones de euros, más de lo invertido en reformar 11 calles en el barrio y un tercio de lo ha costado la reforma de la Gran Vía, lo que da un ratio de casi 600 euros por metro cuadrado reformado”, critica la Asociación Vecinal de Chueca.

El diseño propuesto “pensado más como para una plaza para el recreo turístico y un fiestódromo que como una plaza para el vecindario, va a convertir irresolublemente una plaza encajada entre edificiosresidenciales en un espacio propicio para el vandalismo urbano y la contaminación acústica que condicionarán la vida de las personas que viven en ella”.

“No se entiende que se haga un proyecto de reforma de un espacio urbano para empeorar las condiciones de vida de sus vecinos y vecinas. Queremos que siga siendo una plaza vecinal”, reclaman.

Desde la Asociación Vecinal de Chueca expone una serie de las razones por la que no quieren este proyecto:

– Praderas de césped. El proyecto plantea la creación de 5 praderas de césped (del orden de 600 metros cuadrados), muy costosas de mantener para el clima de Madrid y una solución pésima si se le somete a un uso intensivo. Las praderas se instalan sobre alcorques que se cierran con decenas de metros lineales de muros-banco corridos. Su uso, en el contexto de incivismo y vandalismo crónico del espacio y el mobiliario público en el centro de Madrid, resulta altamente propicio a la concentración de botellones y actividades ruidosas, en una plaza clasificada por el propio ayuntamiento de Madrid como de ‘Alta Contaminación Acústica’, y para otros tipos de vandalismo como el graffiti.

– Eliminación de la actual fuente, que tanto se usa como zona de refresco, al contar con una lámina superficial de agua en torno a la cual se sientan los vecinos del barrio, especialmente personas mayores y en épocas de calor… y sustitución por una especie de mono.

– Reducción de un 75% de la superficie para uso infantil – zona de juegos y de acompañamiento – que pasa de tener más de 400 metros cuadrados a ocupar unos raquíticos 100 metros cuadrados – en un barrio con más de 1.500 niños censados en el centro de salud y deficiencias de zonas de recreo infantil – y reubicación junto a la zona de bar-terraza, donde está permitido fumar.

– Un claro diseño de anfiteatro – gran espacio central despejado de obstáculos dispuesto con pendiente a modo de graderío natural inclinado hacia una gran zona despejada en la parte baja del vértice suroeste de la misma – muy propicio para celebración de eventos, celebraciones, aglomeraciones etc.; en una plaza clasificada por el propio ayuntamiento de Madrid como de ‘Alta Contaminación Acústica’; y una superficie para la carga y descarga de camiones y vehículos pesados que ocuparía una superficie de entre 125/150 metros cuadrados y que, aunque no se marca en los planos del proyecto, se aprecia claramente en diferentes infografías del mismo en el vértice suroeste de la plaza.

– Mantiene el quiosco de hostelería y la terraza, una concesión administrativa a un particular que termina en 2020/2021, que no aporta nada al interés general de la plaza y el barrio, y supone una pérdida de 125 metros cuadrados para potencial uso público.

– Eliminación de arbolado adulto, en el que existen numerosos nidos de pájaros.

– Mantenimiento de barreras de accesibilidad, el proyecto incluye tramos con escaleras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *