Los Espacios de Consumo Sostenible (ECS) municipales se han presentado públicamente a la ciudadanía. Con el objetivo de promover y fomentar el consumo sostenible, su desarrollo y ejecución se hará de forma participativa, en tres espacios municipales facilitados respectivamente por los distritos de Centro, Fuencarral-El Pardo y Moratalaz. Estos nuevos espacios están incluidos en el marco del Plan de Impulso del Consumo Sostenible (PICS) del Ayuntamiento de Madrid siendo una de las acciones de mayor peso dentro del PICS.

Aunque llevan unos meses funcionando, la presentación oficial ha tenido lugar en el Centro comunitario Guatemala, que será el que albergue este ECS en el distrito de Fuencarral-El Pardo, ubicado en el CEIP Guatemala, que ha sido rehabilitado y acondicionado con 232.239 € a cargo del Fondo de Reequilibrio Territorial.

Al acto han asistido el delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero; el concejal de este distrito, Guillermo Zapata; la directora del Instituto Municipal de Consumo (IMC), Carmen Rebollo, así como representantes vecinales y de movimientos sociales diversos (ecologismo, feminismo, economía solidaria o desarrollo comunitario, entre otros).

Funcionamiento y ámbito de actuación de los ECS

El PICS recoge, dentro de sus líneas de acción, la colaboración entre la ciudadanía y las instituciones en una apuesta por modelos híbridos de colaboración público-social y de coproducción de políticas públicas. Un planteamiento en el que se pretende “el desarrollo de actividades económicas, culturales y sociales que provienen de realidades arraigadas en el territorio, algunas consolidadas y otras en fase de experimentación, en torno a la búsqueda de propuestas alternativas de consumo responsable y sostenible”. Este es el origen de los ECS.

En los ECS -con la ayuda de equipos dinamizadores que aportarán la asistencia técnica necesaria para la programación, organización, modelo de cogestión y difusión-, se realizarán actividades enfocadas a la promoción de un consumo responsable, basado en la sostenibilidad, en sus vertientes económica, social y medioambiental, con la máxima participación de las entidades, asociaciones y organizaciones de consumidores y empresariales en la toma de decisiones sobre las actividades a realizar, contribuyendo a la vida cultural, económica y asociativa de los distritos, y por extensión, de la ciudad.

Los ámbitos de acción o temáticas que se desarrollaran en los ECS son coincidentes con los del PICS, estos se agrupan en una serie de ámbitos temáticos, sobre los que de forma prioritaria deberían de incidir las acciones y la programación de los espacios:

  • Alimentación.
  • Energía, movilidad y residuos.
  • Finanzas y seguros éticos.
  • Ocio, turismo y cultura.
  • Otros bienes de consumo.

Actividades de información y difusión

Los ECS contarán con los medios necesarios para prestar un servicio de información general a la ciudadanía sobre las actividades que se desarrollen en estos espacios durante el horario de apertura del mismo. Se elaborarán los contenidos propios y del Instituto Municipal de Consumo (IMC) para la difusión del espacio, de su programación general y actividades concretas, así como información de interés.

Se desarrollarán diferentes acciones formativas cuyo formato podrá variar en función del tema, objetivo y destinatarios (actividades lúdicas, talleres monográficos, sesiones formativas, jornadas, etc.). Dichas acciones se corresponderán con las principales líneas estratégicas o ámbitos de actuación del PICS. Se realizarán al menos 4 jornadas temáticas mensuales (de 3 horas de duración) y dos talleres mensuales (también de 3 horas) con una temática especializada y vinculada a las jornadas realizadas previamente.

Tanto para las actividades de difusión como en las de formación, las entidades ciudadanas podrán proponer temas específicos. Estas propuestas, previa aprobación por el órgano de toma de decisiones, podrán ser ejecutadas por las propias entidades proponentes y facilitadas por el equipo de trabajo.

Además, en los espacios se organizarán actividades que contribuyan a acercar y fomentar el consumo sostenible a nivel de la ciudadanía (zonas o espacios para el fomento de iniciativas ciudadanas, para la ubicación de grupos directos de consumo, de trabajo compartido, para la realización de talleres, etc.). También se promoverá la participación del tejido productivo local endógeno (comerciantes, asociaciones, cooperativas, empresas o entidades sociales, etc.) en el Espacio de Consumo Sostenible.

Proyecto organizativo del espacio

Para los tres ECS se ha elegido la cogestión como modelo organizativo de referencia. Así, estos espacios promoverán la participación de cualquier persona, entidad, empresa, grupo de personas consumidoras u organización que trabaje en el ámbito del consumo sostenible. Se crearán para los tres espacios órganos de toma de decisiones, donde las iniciativas y proyectos propuestos serán valorados por los mismos y donde estarán representadas las entidades ciudadanas vinculadas al consumo sostenible, el tejido productivo local, la Junta Municipal del distrito y el Instituto Municipal de Consumo (IMC).

Se tiene también el objetivo de que se pueda desarrollar un modelo de funcionamiento con capacidad de programación de contenidos y adaptación de los usos del espacio a las demandas que adopte la ciudadanía bajo los principios del consumo sostenible propuestos en el PICS.  Por ejemplo, se podrían organizar actividades como exposiciones temporales, talleres de sensibilización, u ofertar zonas de los ECS para reuniones y trabajos compartidos, entre otros.

El delegado, Javier Barbero, ha señalado que es preciso contar con estos espacios: “necesitamos crear un nuevo tejido productivo, con lógicas de distribución y una cultura del consumo que ponga a las personas en el centro y frene la depredación de nuestro entorno. Cambiar la tensión profunda entre los procesos de acumulación, concentración y especulación y aquellos que sostienen la vida”. Barbero ha hecho esta consideracíón: “Vivimos en un mundo con un sistema económico que ataca de manera sistemática la vida y destruye nuestro planeta, por tanto, es esencial que empecemos a pensar la economía y el consumo desde otras lógicas”.